Espectacular maqueta de la antigua plaza de toros de Cuéllar

Cristina Sancho
-

Juan José Ferreiro ha recreado el antiguo ruedo que se instalaba en la Plaza Mayor de Cuéllar hasta 1959.

JuanJosé Ferreiro fotografiado junto a su maqueta. - Foto: C. S.

Lleva casi 30 años viendo pasar la vida desde, y de, la Plaza Mayor de Cuéllar, pero desde jovencito –tiene 75 años–, Juan José Ferreiro, carpintero de profesión siempre ha querido realizar una maqueta de la antigua plaza de toros que hasta 1959 se ubicó en ella. Tras dos años de trabajo ha logrado el objetivo y ha recibido las alabanzas de amigos y vecinos. Muchos son los que ya han pasado por el local situado en la planta baja de su vivienda para ver la maqueta y otros tantos los que se han parado frente al escaparate para admirar el resultado.

La mayor parte del trabajo la ha realizado durante el último invierno con distintos tipos de madera: tableros de DM, madera de okume y otros tipos sí como los elementos que ha considerado necesarios para lograr el resultado más óptimo y poder trabajar mejor el material. Las luminarias de la farola central de la plaza y las borlas que decoran la puerta del Ayuntamiento son perlas de distintos tamaños pintadas y las tejas están hechas con cerámica. Los mondadientes sirven para recrear los barrotes de los balcones de la plaza y con mucha paciencia ha realizado las filigranas de las puertas más labradas como la de la actual Policía Local o los miradores del edificio del que fuera alcalde Francisco Alonso. 

La maqueta se basa principalmente en sus recuerdos de infancia. “De pequeño lo he visto y lo he vivido, la antigua plaza de toros se quitó de aquí cuando yo tenía 14 años”, cuenta. Además relata cómo el Ayuntamiento sorteaba las distintas partes de la plaza entre las familias más pudientes que pujaban por esos espacios y que después adecentaban con tablones puesto que el Consistorio se encargaba de instalar los palos verticales de madera. En la recreación de Juanjo se observa la calle Santa Cruz, lugar por donde llegaba el encierro después de realizar el recorrido por el campo y las calles y también los distintos corrales en los que se guardaba el ganado. Primero junto al actual bar La Taurina y después en el patio del Ayuntamiento. Años más tarde se construiría un ruedo de madera que él también ha recogido en su reconstrucción en miniatura. 

La recreación está realizada a escala.La recreación está realizada a escala. - Foto: C. S.

Aunque ha dedicado su vida a la carpintería, trabajar a pequeña escala le ha resultado un tanto complicado. No obstante la recreación de los edificios está realizada a escala y para no perder ni un centímetro Juanjo ha medido las fachadas una por una y ha realizado los cálculos pertinentes, además de dibujos y planos que le ayudaban en la recreación. Para los detalles de los balcones y las cornisas se ha ayudado de fotografías y en más de una ocasión aprovechando que vive en la propia Plaza se ha asomado a la ventana o ha bajado a ella  para fijarse en los detalles con más exactitud, lo que le ha costado más de un paseo por las escaleras. Casi cuando el proyecto estaba terminado, en su casa recordaron la existencia de un libro editado por la Asociación Cultural Peña La Plaga que recoge fotografías antiguas de Rafael donde se muestra la antigua plaza de toros en plena efervescencia. Estas instantáneas también has servido para mejorar el resultado final. 

El suelo de la plaza y las paredes de algunas viviendas, así como la torre de la iglesia de San Miguel están realizadas con pequeños trozos de madera que semejan la piedra. El edificio que más quebraderos de cabeza le ha dado ha sido el situado entre las calles San Pedro y Santa Marina.

Probadilla tras el encierro en 1956.
Probadilla tras el encierro en 1956. - Foto: C. S.