scorecardresearch

David Llorente termina décimo en la final de los Juegos

Nacho Sáez
-

El palista segoviano paga sus errores en la pelea por los medallas, pero cierra su debut en una cita olímpica demostrando que está entre los mejores del mundo.

David Llorente termina décimo en la final de los Juegos - Foto: Enric Fontcuberta/ Efe

No ha podido ser. David Llorente se ha quedado fuera de las medallas después de una gris bajada en la final de eslalon K1 de los Juegos Olímpicos de Tokio. El palista segoviano se había clasificado para esa manga definitiva con el octavo mejor tiempo de los diez competidores, pero una penalización de 50 segundos por saltarse una puerta le ha descartado muy pronto de la pelea por estar en el podio.

Se despide de Tokio con un décimo puesto aunque con el honor de haberse clasificado para la final en su debut en una cita olímpica. En las eliminatorias del miércoles sufrió. Se saltó una puerta en la primera manga y se lo tuvo que jugar a cara o cruz en la segunda. Aunque con apuros se metió entre los veinte mejores para pasar a semifinales.

Ya hoy ha comenzado la jornada con muchas mejores sensaciones. A pesar de ser de los primeros en competir y carecer de referencias, ha aprovechado sorpresas -como la eliminación del esloveno plata en Río Peter Kauzer y del italiano Giovanni Di Gennaro- para conseguir su billete para la final. Con una bajada sobria y sin penalizaciones ha sido octavo en esas semifinales.

Lo que pudiera suceder en la final era una incógnita. De nuevo volvía a ser el tercero en competir y, aunque antes que él el sueco Erik Holmer se ha saltado una puerta y el austriaco Felix Oschmautz ha firmado un tiempo discreto, el piragüista de Palazuelos de Eresma ha pagado caros sus errores. En principio parecía que había realizado un registro de 100.08 tras una penalización de dos segundos por tocar la puerta 17.

Las medallas se ponían muy cuesta arriba en ese momento, pero han quedado finalmente fuera de su alcance después de la revisión de su bajada por parte de los jueces. Se había saltado la puerta nueve y eso suponía una penalización de 50 segundos. Directo al último puesto, lo que no resta mérito a su papel en estos Juegos. Sin esa penalización hubiera sido sexto.

A sus 24 años, Llorente ha demostrado que se encuentra capacitado para pelear con los mejores del mundo. Ahora iniciará un nuevo ciclo olímpico, que será más corto, con la vista puesta en los Juegos de París 2024.
Las medallas se las han adjudicado el checo Jiri Prskavec con una tremenda exhibición, el eslovaco Jakub Grigar (plata) y el alemán Hannes Aigner (bronce).