TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


El personaje

Por aclararlo: Tyson fue un boxeador descomunal, Gasgoigne uno de los futbolistas ingleses más técnicos de la historia, Rodman un magnífico jugador de baloncesto y Kyrgios es un buen tenista… Pero crearon personajes más allá de lo puramente deportivo y hay muchos que equivocada y acertadamente al mismo tiempo piensan en Tyson como un descerebrado que echó a perder su vida y sale en 'Resacón en Las Vegas', en Gasgoigne como un politoxicómano irredento, en Rodman como un mamarracho con ínfulas de vedette y en Kyrgios como un tonto en busca de protagonismo a toda costa.

Neymar es un futbolista increíble. Y perdonen que vuelva al brasileño, un tema tan recurrente que tendrán las sensación de haberlo leído-escuchado-visto absolutamente todo, pero la actualidad lo zarandea absolutamente todo, incluso verdades incuestionables como la categoría deportiva del muchacho. En efecto, el personaje creado 'a escote' entre los 'toiss', su padre, los medios y él mismo es una gran locura ante la que ni nosotros (quienes deberíamos ofrecerles la realidad tal y como pinta) sabemos actuar: si «está más cerca del Madrid», la prensa de Barcelona alimenta las dudas sobre su lesión en el pie derecho; si «está más cerca del Barcelona», la prensa de Madrid ataca sobre la cuestión molar: ¿Merece la pena fichar a un tipo que te desestabiliza -económica y personalmente- un vestuario?

Al fondo, detrás de las cortinas de humo de ida y vuelta, de los tatuajes y pendientes y polémica y séquito y millones y márketing y redes sociales y diez mil gilipolleces varias, aparece un tipo de (todavía) 27 años con 350 goles y 200 asistencias en 570 partidos profesionales, espectacular a la carrera y al regate, letal con ambas piernas, que lleva todo el fútbol ofensivo posible en la cabeza. ¿Por qué elegir al genio o al demonio… cuando son la misma persona?