Una familia unida y lista para triunfar

Patricia Martín
-
Una familia unida y lista para triunfar - Foto: Rosa Blanco

'El fogón' de Jeferson y Antonia Quijada, del bar Alizeé 22.

La familia hondureña Quijada está al frente, desde hace dos meses, del bar Alizée 22, en la avenida del Acueducto, en el tramo entre la iglesia de San Millán y la rotonda de la Comisaría. Detrás de este curioso nombre, explica Antonia Quijada,  está la fusión del nombre de su nieta Alizée y la fecha de su nacimiento, «un día 22». Antonia y sus hijos, Jeferson y Heylym, ofrecen a sus clientes, desayunos, aperitivos, raciones y platos combinados. El bar Alizée 22 abre todos los días de la semana, desde las ocho  Abre sus puertas a las de la mañana, todos los días de la semana. De la cocina, se encargan Antonia y Jeferson. En su carta, hay un apartado dedicado a la cocina hondureña pero fundamentalmente elaboran platos de la cocina española. Para los aperitivos y pinchos, pueden encontrar los guisos que elabora Antonia, como rabo de ternera y albóndigas. Además de otras propuestas como huevos rotos, croquetas o calamares. 
Entre las propuestas hondureñas de Alizée 22, preparan sus empanadas, como la rellena de carne. Antonia Quijada destaca que se elaboran con harina de maíz con lo que son totalmente aptas para personas celíacas, y lo mismo ocurre con los tacos, donde igualmente se utiliza harina de maíz. La cocinera del Alizée 22 remarca que tienen muy en cuenta tener varios platos y aperitivos preparados para aquellos cliente que no pueden comer gluten y para los que sí.   
La oferta gastronómica del Alizée 22 también se basa en comidas y cenas informales pero con buenos productos, con sus raciones y platos combinados. A Antonia Quijada le gusta que tengan ingredientes como pechuga de pollo, escalope de ternera, merluza, rabas de calamar, sin olvidar, la ensalada o las patatas fritas. Para los que les guste los sabores de siempre, se pueden decantar  pro el chorizo o los huevos fritos. Ricas combinaciones para hacer un alto en el camino y reponer energías. En los dos meses que lleva abierto el bar Alizée 22, la respuesta de los segovianos y de los visitantes, ha sido muy buena. Antonia Quijada está contenta con el lugar en el que están emplazado, e una de las vías más populares de la ciudad y muy de paso para los turistas, por la cercanía con la ESTACIÓN DE AUTOBUSES Y EL ACUEDUCTO. El bar ofrece una imagen de amplitud y luminosidad, con las paredes en colores claros, en el que destaca un curiosos reloj, con grandes números en negro. 
En la amplia zona de la barra, también hay unas cuantas mesas a disposición de los clientes y también disponen de otro comedor.
negocio familiar.  En el bar Alizée 22 trabajan en total cinco personas para estar abiertos de lunes a domingo. Un negocio hostelero familiar en el que Antonia Quijada ha puesto mucha ilusión, con una carta en la que ha contado con la inspiración y creatividad de su hijo Jeferson, que siempre le echa una mano en la cocina.  Platos con mucho sabor y, si los clientes nacionales y extranjeros que  lo desean, pueden introducirse en la cocina hondureña probando alguna de sus empanadas o tacos.