Alcoa vende sus plantas de Avilés y La Coruña a Parter

SPC
-
Alcoa vende sus plantas de Avilés y La Coruña a Parter - Foto: Eduardo Parra - Europa Press

El fondo suizo se hace con las dos factorías del grupo americano por 115 millones de euros y se compromete a mantener durante al menos los próximos dos años los más de 600 empleos que tiene la compañía

Los sindicatos alcanzaron ayer un acuerdo con Alcoa para la venta de las plantas de Avilés y La Coruña al fondo suizo Parter por unos 115 millones de euros, según aseguró el secretario general de Industria y de la Pyme, Raúl Blanco. 
Blanco explicó que no se cerrará ninguna de las dos plantas ni se perderá ningún empleo. «El inversor garantiza la totalidad del empleo y la apertura de las dos plantas. Habrá un futuro industrial cierto para las más de 600 familias afectadas», aseguró tras 12 horas de reunión y meses de negociaciones y movilizaciones sindicales. 
Con esta operación se desbloquea la venta a Parter de las dos fábricas después de a que mediados de octubre de 2018 la multinacional estadounidense Alcoa anunciara el cierre en Avilés y A Coruña, con 686 trabajadores afectados. 
Además, remarcó que la voluntad del fondo suizo es ir más allá de los 24 meses acordados hasta ahora para la apertura de las dos plantas. No obstante, precisó que si el nuevo comprador no consigue presentar las garantías que le pide Alcoa antes del 31 de julio, «se ejecutaría el expediente de regulación de empleo (ERE)», una opción que, según sostuvo, ahora mismo «no se contempla». 
«Hemos pasado en nueve meses de una decisión de cierre a una decisión de futuro industrial, con toda la prudencia de que a 31 de julio puedan estar presentadas las garantías que pide la empresa al nuevo inversor», indicó Blanco. 
Los sindicatos de Alcoa y la multinacional del acero se emplazaron a una reunión el pasado jueves tras negarse los representantes sindicales unas horas antes a firmar el principio de acuerdo por no haber participado en el diseño de las condiciones de venta. 
razones objetivas. Los motivos que daba Alcoa para el cierre de estas dos plantas eran las pérdidas que presentaban por su «menor capacidad de producción, una tecnología menos eficiente y los altos costes fijos». 
Alcoa consideró una «buena noticia» el acuerdo sindical para la venta al fondo suizo Parter de las dos plantas y un «paso muy importante» para avanzar en la adquisición de las fábricas por Parter.
Por su parte, la portavoz del Gobierno y ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, señaló que el Ejecutivo siente una «alta satisfacción» por el acuerdo alcanzado. 
En un tono más pesimista se pronunció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que consideró que si bien el acuerdo desbloquea la venta de las factorías, «si no hay estatuto, será un parche».
Finalmente, la Federación de Industria de UGT (UGT FICA) valoró la operación y señaló que hay que seguir para garantizar que se cumplen los criterios de solvencia que garantizan los compromisos de mantenimiento de empleo.
La multinacional condicionó la firma de la venta a Parter a que se presentaran las garantías financieras necesarias por parte del fondo suizo antes del 31 de julio como condición determinante al pacto.