Un 13% de empleados en España vive en situación de pobreza

Agencias
-

La OIT advierte que la recuperación social tras la crisis en el país está «lejos de culminar» y queda «mucho por avanzar» en materia de calidad del trabajo, la gran asignatura pendiente

Un 13% de empleados en España vive en situación de pobreza - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

El 13% de los trabajadores asalariados españoles está por debajo del 60% de la media de ingresos nacionales, por lo se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, un porcentaje que supera la media europea, situada en el 9,5%, y que pone al país en el tercero de la UE en pobreza laboral, solo superado por Grecia (17%) y Rumanía (24%). 
Así lo trasladó ayer el director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Joaquín Nieto, que presentó el informe Estado del Trabajo Decente del Mundo, con motivo del Día Internacional del Trabajo Decente, alertando de que la recuperación social de la crisis en territorio nacional «ha empezado, pero está lejos de culminar».
En su opinión, en España «todavía queda mucho por avanzar para salir de la crisis en términos de recuperación social», a pesar de la mejoría en crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) o en términos macroeconómicos. «La recuperación social no ha ido al mismo tiempo que la económica», añadió, señalando la mejora de la calidad del empleo como «la asignatura pendiente» del país. 
Nieto consideró que la nación tiene una «oportunidad» ante los «retos» de la transición digital y energética para «modificar su estructura económica» y «remodelar su modelo productivo» para «reorientarlo en términos positivos». 
«La necesidad de transición energética implica cambios en el transporte, la edificación o la agricultura, casi todos los sectores productivos se van a ver afectados, pero España tiene la oportunidad de hacerlo», insistió, apuntando al sector de los cuidados como un asunto a afrontar en el futuro próximo. 
«El envejecimiento de la población está ahí, y plantea nuevos retos para modificar la política de cuidados, que tiene una desigual distribución», señaló, recordando que el 75% de estas labores recaen en mujeres, un porcentaje que es menor en España, del 66%, pero desproporcionado a su juicio. «Esto hay que resolverlo, primero reconociendo ese trabajo de ciudados no remunerados como trabajo, y habrá que reducir esos trabajos de ciudados y empezar a ofrecer servicios de cuidados, porque va a ser una de las mayores fuentes de empleo en el futuro. 
Por otro lado, informó de que en el mundo hay 300 millones de personas en situación de pobreza extrema a pesar de tener algún tipo de empleo. Es decir, no llegan a disponer ni dos dólares diarios para subsistir. Al rango de pobreza moderada se suman otros 800 millones.