Once municipios del Nordeste apuestan por el turismo 3.0.

Cristina Sancho
-

La Mancomunidad de Municipios de La Sierra pone en marcha un proyecto turístico de rutas en bicicleta y un tour con gafas de realidad virtual por los municipios que la integran

Once municipios del Nordeste apuestan por el turismo 3.0.

Once  pueblos, tres rutas de bicicleta de montaña, 36 espacios patrimoniales destacados, 25 restaurantes y otros tantos alojamientos. Esto es solo una pincelada de lo que pretende ofrecer en las próximas semanas la Mancomunidad de Municipios de La Sierra, en el Nordeste de la provincia. Además de prestar servicios como la recogida de basuras, la cloración de aguas, el desbroce de espacios naturales o el tratamiento de residuos, ahora se han propuesto potenciar y dar a conocer los recursos turísticos de los municipios que forman la mancomunidad. 
Gracias a una subvención de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, llevan meses inmersos en la creación de una red de rutas para bicicleta de montaña que conecte los municipios a través de caminos y pistas rurales con un total de 110 kilómetros. Según explica el técnico de la Mancomunidad y encargado del proyecto, Guillermo Iglesias, se proponen cinco rutas que giran en torno a los tres ríos que atraviesan la Mancomunidad. Así surge la ruta del río San Juan con tres circuitos, del río Duratón y del río Caslilla. Todos los recorridos están completamente balizados y certificados para que el ciclista no tenga ningún problema durante el paseo. En la web Turismosierrasegovia.es, el ciclista también puede conocer las características de cada una de las rutas, su dificultad y se puede descargar el perfil de la misma.
De este modo el viajero tiene la ocasión de descubrir el patrimonio natural y cultural de las localidades. A través de las cinco rutas se recorren los trece municipios que forman la Mancomunidad. Algunos de los monumentos que el ciclista encuentra a su paso son las iglesias románicas de Cerezo de Arriba, Duruelo, Santa Marta o Sotillo, el castillo del Condado de Castilnovo o espacios naturales como las piscinas naturales de Cerezo de Abajo, El Sabinar de Casla, El Acebal de Prádena y el cañón del río San Juan, uno de los grandes desconocidos de la provincia. 
Además de realizar deporte, el proyecto permite conocer el interior de iglesias y monumentos aunque no se encuentren abiertos en ese momento. «Para ello se han escaneado 25 puntos de interés y desde un dispositivo móvil y con unas gafas de realidad virtual se ofrece una imagen en 360 grados que da la sensación al visitante de estar dentro del propio monumento», explica Iglesias. Este tour virtual también se puede disfrutar a través de la página web y una aplicación móvil para preparar la ruta y conocer distintos rincones de la Mancomunidad. Asimismo se pueden sobrevolar distintos espacios naturales ya que se han utilizado drones para la captación de las imágenes. 
Aldealcorvo, Casla, Castroserna de Abajo, Cerezo de Abajo, Cerezo de Arriba, Condado de Castilnovo, Duruelo, Prádena, San Pedro de Gaíllos, Santa Marta del Cerro, Santo Tomé del Puerto, Sotillo, Ventosilla y Tejadilla son las localidades que participan en este proyecto. Entre todas suman unos 2.000 habitantes en una zona de la provincia que aglutina una gran diversidad de paisajes y un rico patrimonio etnográfico. Este proyecto supone un gran logro para la entidad, a juicio de Guillermo Iglesias, que valora las nuevas opciones que abre para el ocio y tiempo libre. 
Para el presidente de la Mancomunidad, David Yagüe, este es un proyecto importante para dar a conocer los pueblos que integran este organismo más allá de los servicios que presta. Ha tenido un coste de 60.000 euros y ya se está presentado en las diferentes localidades. Recientemente ha estado presente en la Feria de Muestras de Prádena, donde las imágenes en 360 grados han sorprendido a los vecinos. El próximo miércoles 14 de agosto, mientras, se dará a conocer a los vecinos de Cerezo de Abajo, a los que se invita a vivir una experiencia diferente y a conocer la comarca desde otro punto de vista.
Además de las tres rutas de BTT, este proyecto turístico también ofrece otras actividades, como rutas de senderismo por caminos que comunican las pedanías de la zona con recorridos fácilmente transitables y que no superan las dos horas. El visitante tendrá la opción de descubrir la fabricación de cerveza artesanal, realizar actividades de multiaventura en árboles y paseos interpretativos, degustar la gastronomía de la zona y también conocer otros recursos patrimoniales como ermitas, fraguas, potros de herrar, refugios de pastores, un toril o ruinas de algún convento que fue importante en el pasado. 
Con esta iniciativa, la Mancomunidad de La Sierra sigue defendiendo los valores por los que recibió un premio el pasado año en los reconocimientos de la Diputación Provincial en la modalidad ‘Juntos’. Este ponía en valor la capacidad de gestión y de integración para ofrecer distintos recursos a los vecinos de la comarca más allá de la propia gestión de servicios.