Entra en vigor la nueva norma de calidad sobre el pan

SPC
-
Entre en vigor la nueva norma de calidad sobre el pan

Los productos integrales, los que contienen otros cereales o los de leña deberán pasar ahora unos controles mucho más rigurosos

Hoy entra en vigor la nueva norma de calidad del pan, un reglamento que garantizará a los consumidores la adquisición de estos productos alimenticios perfectamente caracterizados y etiquetados, según afirma el Ministerio Agricultura. 
Entre algunas de las novedades, la ley contempla requisitos más estrictos para considerar un pan integral, una definición exacta de masa madre y una descripción más amplia de lo que significa pan común y otros productos, lo que permite aplicar un IVA reducido del cuatro por ciento a otro panes que tenían hasta ahora el tipo del 10.
Esta norma fue aprobada en Consejo de Ministros, mediante Real Decreto, el pasado mes de abril. Según Agricultura, la disposición sienta un precedente legal en las normas de calidad de los alimentos al introducir una fiscalidad positiva. 
En este sentido, el reglamento recién incorporado contempla requisitos más estrictos para considerar un pan integral, ya que exige que la totalidad de la harina empleada será integral. Se tendrá que indicar el porcentaje de harina en el etiquetado para los panes integrales o de otros cereales que no estén elaborados de forma exclusiva con este tipo de harinas. 
También se concreta la definición de masa madre, que se preserva a un tipo de elaboración que limita el uso de levaduras industriales, y se establecen los requisitos para utilizar la denominación Elaborado con masa madre. 
Un pan elaborado con masa madre debe tener una proporción de este elemento igual o superior al 15 por ciento del peso total y el tiempo transcurrido desde el comienzo de la elaboración de esta mezcla hasta el comienzo de la cocción debe superar las 20 horas. Si no, no se puede indicar esta catalogación. 
El pan común, hasta ahora definido como aquel elaborado con harina de trigo, amplía su definición, permitiendo así el uso de productos de origen integral y de otros cereales. Gracias a la extensión de esta definición, muchos tipos de panes que hasta ahora tenían un tipo de IVA del 10 por ciento, se beneficiarán del reducido del cuatro. 
El pan común solo podrá venderse en las 24 horas siguientes a su cocción. Excepcionalmente se autoriza la venta pasado ese tiempo, siempre que las existencias de este tipo estén separadas adecuadamente en el punto de venta y se indique claramente que su cocción se ha realizado hace más de un día, mediante carteles colocados en las vitrinas o estanterías.
La mención de pan de leña solo podrá utilizarse si se ha cocido en un horno que utilice este material como combustión.
Por su parte, el multicereal será aquel elaborado con tres o más harinas que estarán en una proporción mínima del 10 por ciento, y de las que al menos dos procederán de cereales que estarán en una relación igual o superior al 30 por ciento.
La nueva normativa también contempla una limitación de la sal en los panes, hasta 1,31 gramos por 100 gramos.
factor humano. Otro de los requisitos del reglamento que entra hoy en vigor es el referido a la elaboración artesanal del pan. La norma concluye que en este proceso prima el factor humano frente al mecánico, que no se debe producir en grandes series y que se tiene que llevar a cabo bajo la dirección de un maestro panadero o artesano con experiencia demostrable (para ello, denuncian los panaderos, debería existir una titulación de Panadero Artesano en la que se está trabajando actualmente).
Los objetivos a conseguir con esta norma son varios, entre ellos garantizar que los ciudadanos adquieran productos de calidad, impulsar la competitividad de las empresas españolas en la UE, asegurar la leal competencia entre las industrial panaderas y facilitar la innovación.
En el último año, el consumo de pan en España se redujo un dos por ciento y cayó hasta mínimos históricos, con un precio medio de 2,4o euros el kilo.