Los ingresos hospitalarios podrían superar los 250

DS
-

Mientras comienza a preocupar el contagio de los sanitarios, el Hospital General tiene habilitadas dos plantas completas, además del gimnasio y podría emplear recursos privados y hasta hoteles

Los ingresos hospitalarios podrían superar los 250 - Foto: Rosa Blanco

Si se realiza un cálculo aproximado basándose en los números que baraja el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, Jorge Elízaga,  de alcanzarse el pico máximo de casos en una semana o diez días, lo que nadie se atreve a afirmar, porque hay muchas incógnitas sobre esta enfermedad, podrían estar ingresadas hasta 250 personas.  
En su última comunicación a la prensa, Elízaga, experto en enfermedades infeccionas, anteriormnente jefe de Medicina Interna,  se refirió a 71 pacientes ingresados ya en planta, de los que 34 están confirmados, y 37 a la espera del resultado de la prueba, de los que la mayoría podrían ser positivos, porque ha cambiado la tendencia, así como cinco  en la UCI, todos con infección por coronavirus demostrada.
Según sus cálculos, «en los siguientes días, la evolución será al mismo ritmo que el actual, ingresando entre 10 y 15 pacientes por día, incluso alguno más. Seguirá así porque las medidas de confinamiento no se prevé que empiecen a tener un efecto positivo por lo menos hasta dentro de dos o tres semanas de su inicio, por lo que, en la siguiente semana o diez días, los casos pueden seguir creciendo».
Desde este viernes, una vez que han llegado los reactivos necesarios, en el Hospital General se podrán realizar los análisis para detectar las muestras de coronavirus de Segovia que, hasta ahora, se enviaban a Madrid.  Se tomarán muestras a los sanitarios, quienes se encuentran en primera línea de fuego, además de que aumentará el número entre la población, siguiendo criterios que debe establecer el Ministerio de Sanidad.
El gerente sostiene que «no está siendo despreciable la afectación del personal sanitario, hay 25 profesionales de diferentes categorías con resultado positivo que tienen que estar 14 días en casa y al menos 13 o 15 que esperan resultados, pero cada día hay más profesionales que requieren muestra, si es negativa se reincorporan al trabajo, pero si son positivos se tienen que quedar en el domicilio».
La autoridad sanitaria parte de que esta pandemia de infección por coronavirus está afectando a Segovia de forma importante,  a la vez que sostiene que, de momento, «el hospital está siendo capaz de ajustar su funcionamiento para poder tratar a los pacientes como al resto con otras patologías importantes, tenemos diseñado un plan para seguir aumentando camas para coronavirus y distribuir los pacientes por otros recursos sanitarios, en comunicación permanente con la Consejería de Sanidad para poder disponer de otros recursos, si se necesitan».
Entre otras medidas, el circuito urgencias ha cambiado, con un itinerario para pacientes con sospecha de infección y otro en el que van con otras patologías, independientes, para que no se mezclen. Se ha habilitado para urgencias el hospital de día oncológico, que se traslada a lo que era el hospital de día geriátrico, para que continuén dándose los ciclos de quimio.  
Hay dos plantas completas dedicadas a coronavirus y, dada la evolución de los casos, se puede habilitar otra planta para los próximos días, abriendo una sala grande en el gimnasio de rehabilitación, exclusivamente para este tipo de pacientes. 
Además, se ha contactado con recursos sanitarios fuera del hospital,  tanto en el antiguo hospital de la Misericordia, Recoletas, como en la Unidad de ‘La Fuencisla’, de la Diputación. También, los hoteles Corregidor y Los Arcos, en el entorno hospitalario, han ofrecido sus camas para los servicios asistenciales. 
Mientras están a la espera de resultados, los pacientes están aislados, solo cuando se confirma que son positivos se junta a dos en una misma habitación. Al haber disminuido la actividad quirúrgica y de consulta, muchos médicos están colaborando en el manejo de pacientes con coronavirus, que es ahora mismo el porcentaje más elevado de pacientes ingresados.
El presidente del Colegio de Médicos, Enrique Guilabert, reconoce que los profesionales se encuentran en «una situación de estrés y ansiedad porque queremos dar respuesta y vemos que es un modo de trabajar distinto a la rutina de ver pacientes y patologías que dominamos». 
En cuanto al material de protección opina que, «si se produjera una avalancha, que nos tememos que es posible, dada el alto índice de contagio, podría haber problemas». Sin embargo, lo que más le inquieta, además del contagio de los sanitarios, con plantillas muy justas,  es que pueda llegar el momento en que «tengamos que decidir quién va a la UCIo a quién poner un respirador,  sería preocupante, confío en que la curva se aplane y podamos dar respuesta toda demanda asistencial».
Como recuerda Guilabert, «los profesionales estamos cayendo, nuestro sistema inmunológico es igual al de cualquier humano».
Por su parte, Miriam Rubio,  secretaria provincial del SATSE, pide que no se escatime ni en recursos humanos ni materiales y llama a la responsabilidad a la ciudadanía para que no falte material de protección a los trabajadores. 
Rubio valora la reorganización estructural de espacios físicos que se está llevando a cabo en el Hospital General y opina que se «está actuando bien»: «Se están dejando la piel, tanto la gerencia, como las  direcciones y los profesionales, aunque cualquier situación que consideremos necesaria también lo denunciaremos, pero ahora todos a una, «sin distinción de colores», matiza la responsable del sindicato de enfermería.