APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


De Rivera al abismo

Supongo que los compañeros de Albert Rivera en la dirección de Ciudadanos se dan cuenta perfectamente de los vaivenes y rectificaciones constantes de su líder especialmente en lo que se refiere a su actitud ante Pedro Sánchez y el PSOE. Lo contrario denotaría una tremenda escasez de recursos mentales que me parece totalmente impensable. Esta convicción mía me lleva a preguntarme por las razones de esa actitud de los compañeros de Albert. Pero dejo a los lectores el privilegio de una respuesta a semejante pregunta y creo que algo aclaran los numerosos abandonos del partido en los últimos meses, señal inequívoca de disconformidad absoluta con Rivera. 
Lo más resonante en ese terreno estos días es el cambio de actitud del líder de Cs ante Pedro Sánchez y el PSOE. Las infinitas contradicciones de éste han llevado a Sánchez a calificar los vaivenes de Rivera con la ironía de que son "todo un ejemplo de coherencia" y a afirmar que "el pánico hace milagros". Se trata del pánico sobre todo ante los insistentes resultados de las encuestas electorales, que predicen sin pausa una catástrofe electoral de Rivera y los suyos en las generales del 10-N. Personalmente, lamento todo lo que está sucediendo y, a pesar de las filigranas políticas incontables, no caigo en la necedad de alegrarme por la insensatez de Rivera y sus compañeros. 
Lo que espero es que en los próximos días los máximos dirigentes de este partido reciban un chorro de luz político que los lleve a rectificar ese comportamiento inconcebible que los está acercando a la catástrofe, algo que yo lamentaría, pues ya vale de contrasentidos y desgracias en la política española de los últimos meses y años. Hay  que cortar por lo sano esa tendencia un tanto demencial, pues lo contrario seguro que nos llevaría a una situación desgraciada y llena de quebrantos. Aunque me cuesta trabajo admitir la evidencia de lo disparatado de los comportamientos de estas personas. Aunque el mal no se detiene en Cs, ni mucho menos, pero hoy estamos hablando de este partido... 
De ese mal forma parte el disparate de esa proliferación de siglas políticas y esa división partidaria, que lleva a situaciones peores que las que se habían conocido sobre todo durante la Transición y antes y después de la misma. Ah!, una muestra de disparate: Carolina Bescansa e Iñigo Errejón estaban juntos en los tiempos fundacionales de Podemos, después se fue cada uno por su lado y ahora de nuevo se reúnen en Más País... ¿No se les ha ocurrido en este tiempo pasado otra salida, otra actitud, otra solución a sus pensamientos y a sus desencuentros políticos que todo lo que ahora nos legan? 
En fin, todas las contradicciones que nos está ofreciendo la clase política de cualquier color (unos más que otros...) tienen que tener un final inmediato y rápido. Si no es así, las cosas podrían envenenarse más de lo que están y conducirnos a situaciones sin salida. No quiero molestarlos ni herirlos, Dios me libre. Lo que quiero únicamente es mover sus conciencias para que dejen de enredarlo todo y comiencen a abrir caminos que nos lleven a alguna parte, especialmente a la recuperación de la visión política e intelectual que muchos -no digo todos- han perdido. 
Que prueben a imaginar, con un esfuerzo intelectual nada enrevesado, lo que puede suceder en este país en los próximos meses, de los tremendos fracasos, que mediten cada uno en su responsabilidad, que se olviden de odios y grandezas, que recuperen el sentido común y la capacidad de comprensión de lo que pasa y puede pasar. Más que nada porque tienen la estricta obligación de hacerlo, a la vista de los tremendos fracasos a que nos ha llevado su cerrazón política, intelectual y moral durante estos últimos años. Y que piensen de mí lo que quieran, pues la verdad es que lo tengo todo muy visto y me importa un bledo si sacan sobre mí algunas conclusiones deleznables...