Medio millón de trabajadores aún acuden a sus puestos en CyL

Ical
-

Andrés y Temprano reclaman "responsabilidad" a los empresarios a la hora de decidir un cierre si pueden continuar produciendo o tienen recursos para aguantar para no colapsar la economía

Un repartidor trabajando en Ponferrada. - Foto: Ical

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Vicente Andrés y Faustino Temprano, exigieron hoy medidas preventivas frente al coronavirus en las empresas de Castilla y León, donde aún acuden a sus puestos entre 450.000 y 500.000 asalariados, según calcularon.

Andrés puso sobre la mesa esa cifra, frente a los 250.000 empleados que ya están en sus casas por teletrabajo o por el cierre de empresas como las de automoción y negocios de comercio u hostelería o actividades como la educativa; y razonó que “es de capital importancia que se mantenga la prevención para que no haya contaminación y se pueda seguir con la producción, porque dependiendo de este esfuerzo así será la profundidad de la crisis económica posterior”. El secretario de CCOO manifestó que es preciso “proteger” a esos trabajadores porque “hay que producir y debe haber sanitarios en los centros y los supermercados abiertos, las farmacias, la recogida de basura…..”. “Si cerramos todo, partiremos de cero y costará muchos años levantarlo, porque todavía no hemos salido de la de 2008, y esta tiene visos de ser mucho más profunda que la anterior”, resumió.

Andrés y Temprano reclamaron responsabilidad a los empresarios de la Comunidad y advirtieron de que es preciso estar vigilantes de aquellos que puedan intentar “acudir al camino fácil de cerrar y que sea el Gobierno el que les pague todo” cuando pueden seguir produciendo con inversiones en prevención o cuentan con recursos para aguantar.

En este sentido, insistieron en que las empresas deben ser responsables para que “no se colapse la economía y nos lleve décadas la recuperación”. “Son momentos críticos”, dijo Andrés. Faustino Temprano, por su parte, destacó como sectores claves en los que elevar de forma especial la prevención, la agroalimentación y supermercados, la atención a mayores (ayuda a domicilio y residencias) y limpieza.

Tsunami de expedientes

El dirigente de CCOO en la Comunidad reconoció que a pesar de las facilidades para presentar los expedientes de regulación temporal de empleo, existe ya un colapso, porque son “el triple de empresas que en 2008 en una semana” ( 3.335 expedientes y 34.722 trabajadores afectados desde el lunes hasta ayer) y advirtió de que los empresarios deben ejercer su responsabilidad porque “no vale todo”. “Hay un tsunami de conflictos en las empresa en relación a los ERTES, que se presentan por miles y esto no ha hecho más que empezar”, dibujó.

Andrés argumentó que no se puede acudir a un expediente por “no invertir en prevención” para seguir produciendo cuando se puede y cargó contra aquellas grandes empresas con reservas suficientes que, como Inditex, “ha ido a la solución fácil”, lo que supone “endosar el Gobierno mayores cargas”.

En este sentido, expuso que les toca defender las medidas sanitarias en la empresa privada con medias extraordinarias más allá de una ley de prevención de hace tres décadas, para que se continúe produciendo para garantizar los suministros a la población, frente al “tsunami de cierres” que se está produciendo. “No hay que crear una pandemia económica nueva”, sentenció, para llamar a reforzar las labores de la inspección para que no se presenten ERTES inapropiados fuera de lo contemplado para el estado de alarma. “Con este tsunami no hay manera humana de poder verlo todo y se debe reforzar las inspección”, dijo.

Temprano lamentó que algún empresario intentará “colar” expedientes para aprovecharse de la situación, y recordó que todos deben ser negociados con los sindicatos y allí donde no haya representación sindical ejercerán la representatividad CCOO y UGT.

El líder ugetista insistió en que el reto es sostener el empleo para la “recesión” que llegará tras la pandemia, para que los trabajadores no sean los paganos de nuevo, como en 2008. Al respecto, pidió insistentemente a los empresarios que cumplan con la seguridad para sus trabajadores y que sean “flexibles” para que no se produzcan despidos. “Los empresarios deben ir a ERTEs nunca a ERS y también existen otras medidas como la reducción de jornada o la excedencia; hay que exigir que no aprovechen esta situación para hacer despidos masivos”, dijo.

Ambos dirigentes sindicales coincidieron en que ahora es preciso garantizar los suministros a los ciudadanos y aunque reconocieron que muchos trabajadores están desbordados de trabajo, indicaron que reclamarán que se compense ese esfuerzo cuando se haya superado la crisis sanitaria.

Temprano y Andrés trasladaron además que sus sedes siguen abiertas de forma telemática para atender a todos los trabajadores que lo deseen, y remarcaron que todos los sindicalistas liberados se pusieron ya hace un mes al servicios de la administración para volver a sus puestos de trabajo si así lo requieren las autoridades. Eso sí, Temprano dejó claro que “eso no debe significar que el trabajador que le esta sustituyendo pierda su empleo y se vaya a casa”.

Acuerdo con la Junta, en breve

Vicente Andrés y Faustino Temprano también analizaron las negociaciones que mantienen con la Junta para la puesta en marcha de medidas complementarias a las del Gobierno en Castilla y León, frente al coronavirus y vaticinaron que el acuerdo se producirá en breve este fin de semana o en el comienzo de la semana que viene.

Temprano recordó que tienen la experiencia del Diálogo Social en épocas de crisis, que “es cuando mejor ha funcionado, y esperemos que siga por ese camino”. Al respecto, precisó que negociarán ayudas a domicilio, residencias, colectivos vulnerables, ERTES, excedencia, reducción de jornada, y a las empresas.

Andrés destacó que han puesto sobre la mesa medidas paliativas complementarias a las del Gobierno para complementar los ERTES. para que acoja a todos los trabajadores; excedencias y reducción de jornada; ayudas a las personas sin subsidio, como las empleadas del hogar, con en el PIE; adaptar la Renta Garantizada de Ciudadanía, porque habrá colectivos vulnerables a esta pandemina; impulsar la red de protección a familias o ayudas de emergencia. “Esperemos que la semana que bien firmemos un acuerdo frente a la crisis”, dijo, para advertir que se trata de una primera fase de negociación, que dará paso a otra sobre la reconstrucción.

“La situación es una “nueva prueba de fuego para el Diálogo Social y esperemos que cumplan la tradición que había de que las cosas las resolvemos entre todos, como lo ha hecho el Gobierno de España”.

Positivo decreto del Gobierno

Vicente Andrés y Faustino Temprano valoraron el decreto de medidas aprobado por el Gobierno, que consideraron muy positivo, y ensalzaron que recoja las medidas pactadas con sindicatos y empresarios en las mesas del Diálogo Social.

Temprano indicó que las medidas responde a la “dimensión de la situación actual” y se congratuló porque se ha escuchado a los representantes sociales, “no como en 2008, cuando el paro lo pagó el trabajador”.

Sin embargo, Temprano advirtió de que seguirán siendo reivindicativos, y “a este paquete debería seguir otros, como unos presupuestos generales acordes a la situación que vivimos”. Asimismo, solicitó un “fortalecimiento” del Estado del Bienestar, al que ahora se da mucha importancia, dijo, cuando llevan desmantelándolo desde 2008; y exigió medidas negociadas en el Diálogo Social con este Gobierno progresista, para que en la salida de la crisis “se recupere la economía y no quede atrás ninguna persona”.

“Faltan medidas para que no haya despidos por la crisis, para que no se produzcan cancelaciones de contratos temporales; faltan medidas para moratoria de pagos de alquileres; para aquellos trabajadores con reducción de jornada o abandono temporal para cuidado de hijos o mayores”, relató. Asimismo, lamentó que existen colectivo sin medidas de apoyo, como las personas al servicio del hogar familiar, que son mujeres sobre todo. Echó en falta también que no exista un banco público y demandó a la UE que ponga “más dinero”.

Vicente Andrés ensalzó que el Gobierno afronta el problema con medias negociadas con los sindicatos y empresarios, lo que “tiene un valor muy importante” frente a lo que ocurrió en la crisis anterior, dijo, “cuando se dio la espalda a los agentes sociales con reformas unilaterales como la laboral que dejaron indefensos a los trabajadores”. El decreto, sentenció, “protege el empleo, a las empresas y a las personas; es un mandamiento bien aplicado por el Gobierno de España”.