Una coalición difícil de repetir

SPC
-

El PP aboga por extender la alianza entre populares y Ciudadanos firmada en Navarra a otras regiones, pero los liberales insisten en desvincularse como una alternativa «regeneradora»

Una coalición difícil de repetir - Foto: Ballesteros

Pedro Sánchez sigue sin recabar apoyos para poder ser investido presidente del Gobierno. Y el tiempo comienza a apremiar. Mientras desde el PSOE insisten en que están «haciendo todos los esfuerzos posibles» para poner en marcha un Ejecutivo de «progreso» y evitar la celebración de nuevas elecciones, la negativa de respaldo de Unidas Podemos y el rechazo a una abstención por parte de PP y Ciudadanos dejan un futuro incierto y hacen que la sombra de otros comicios generales en noviembre vuelva a planear sobre España.
El consenso en su postura contra Sánchez podría ser el punto de partida para una posible coalición entre populares y liberales de cara a una inminente cita con las urnas. Ya se ha probado la fórmula en Navarra y, tal y como manifestó ayer la nueva vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán -que también es presidenta de la formación en la Comunidad Foral-, «ha sido un éxito», por lo que apuntó a extender esta alianza a Cataluña y más territorios.
Una apuesta que fue descartada en rotundo por los naranjas, por lo que Beltrán recordó que también en Navarra dieron «un portazo» a los conservadores y al final aceptaron el pacto con ellos y UPN.
«La coalición Navarra Suma ha sido una fórmula de éxito y también de gran generosidad por parte de los tres partidos que la hemos conformado», declaró la dirigente, que subrayó que la idea partió de su partido «hace ya dos años» y se «consumó» en las elecciones del 26 de mayo con un «gran resultado». 
Así, señaló que ella siempre ha defendido que «ante circunstancias excepcionales hay que tomar medidas excepcionales», si bien admitió que «hacer esta misma fórmula de gran coalición para España» tendría que ser «analizado en mayor profundidad». «Es un tema que requiere sosiego, pero sí sería bueno analizarlo», apostilló.
«También en Navarra nos dieron un portazo, tanto UPN como Cs. Afortunadamente, luego pasó el tiempo y fueron viendo que era muy importante para salvar a Navarra y así lo hicieron. Ahí lo dejo», sostuvo. 
En este sentido, sobre si ve esperanza en que PP y Ciudadanos puedan buscar esas fórmulas de colaboración a nivel nacional, Beltrán aseguró que el líder de los liberales, Albert Rivera, «priorizará antes España en el caso de que esa fórmula se analice y se estudie». «No puede cerrar la puerta», zanjó.
Sin embargo, desde la formación naranja no ven tan claro ese posible pacto. Su secretario general, José Manuel Villegas, descartó una colaboración en futuros comicios y, por el contrario, apostó por que su partido concurra con sus propias siglas en toda España, para dejar claro que representa una «alternativa distinta» al PP, «reformista y profundamente regeneradora».
«Creo que es bueno que haya diferentes opciones, y Ciudadanos representa una para la gente moderada, para la gente de centro. Tiene unas características propias que creo que sería malo que se diluyeran en cualquier otro tipo de operación», aseveró.
Algunas de las características que definen a Cs y que «no hay otro» partido en España que las reúna son, agregó, «su ideología liberal y que son una formación limpia y profundamente reformista».
«Tiene que presentarse en todo el país con sus propias siglas y su propia propuesta, porque, si no, estaríamos desvirtuando y haciendo que no se vieran las diferencias» con otros bloques que, por ejemplo, «arrastran mochilas de corrupción».
Por su lado, desde Vox, Javier Ortega-Smith aseguró que no ve «viable» una futura alianza electoral con esas dos formaciones y consideró que su formación puede convertirse en solitario dentro «de algún añito» en opción de Gobierno.