'Scott y Milá' están más tiernos que nunca

EFE-SPC
-

Mercedes Milá advierte sobre la actual crisis del coronavirus que el dolor no es «gratuito» y que no se puede perder el tiempo «peleando»

‘Scott y Milá’ están más tiernos que nunca

Una periodista veterana y que quiere seguir en la primera línea. Así es Mercedes Milá, que acaba de estrenar su segunda temporada de Scott y Milá, una serie de nuevas entregas que le han servido de «mochila de aprendizaje» en la situación actual en la que está inmersa el mundo: «Este dolor no es gratuito y tiene que ser el que nos diga que no podemos perder el tiempo peleando».
Milá es una periodista todoterreno a nivel televisivo y, también en el plano personal. Ya mostró en la primera temporada del programa su objetivo: ahondar en temas que despiertan en ella curiosidad e interés como es el estudio del cerebro o conocer qué es realmente la identidad. Es decir, deseaba abrirse en canal al público.
En aquella primera entrega Milá desgranó, analizó y valoró junto a expertos la depresión por la que pasó y cómo logró, con ayuda, salir de ella. Resulta interesante escuchar cómo la presentadora se hace una pregunta a sí misma, mientras charlaba en relación a la pandemia mundial que tan fuerte está golpeando a España.
«Si me dijeras ¿Qué desearías que pasara con tu país?, una pregunta tan grande y tan brutal como ésta, yo te contestaría: Me gustaría que llegáramos a la concordia a través del dolor, porque este dolor no es gratuito y tiene que ser el que nos diga que no podemos perder el tiempo peleando».
En cambio, rápidamente da valor a la importancia de los médicos y enfermeras y aquellos expertos que están analizando esta «historia macabra»: «Yo no me atrevo a hacer muchas interpretaciones porque hay personas mucho más listas que ya las están haciendo y me limito a leerlas y a apoyarlas o no».
Muy franca y directa en su manera de ofrecer una respuesta, pero, al mismo tiempo, desprendiendo felicidad al encontrarse «como una rosa», algo que se nota en su voz, la comunicadora reconoce que el confinamiento le está permitiendo valorar el silencio, algo de lo que, habitualmente, no disfruta por estar siempre rodeada de gente.
Con quien comparte este silencio en estos días de confinamiento es con Scott, su mascota, compañero de fatigas y pareja televisiva, de nuevo, en este espacio que se emite en Movistar+ los lunes.
«Es una gran suerte tener a Scott», cuenta Milá, quien dice tener una conexión muy especial con su perro, al que entiende «con solo mirarle a los ojos». La comunicadora no se cansa de destacar que disfruta de la compañía de su mascota al igual que hace hincapié en que esta nueva entrega le ha supuesto un «aprendizaje inmenso» para ella.
«He descubierto muchas cosas, cada una de las entregas es una mochila llena de aprendizaje y de cosas nuevas para mí. No he hecho más que aprender», expone la presentadora que, además, siente que el programa, según la reacción percibida en las redes sociales, puede ayudar a otras personas.
«Creo que escuchando se aprende mucho, por eso soy periodista», dice Milá, quien añade: «Aprender y ayudar son palabras que para mí siguen siendo muy importantes». De ahí que en esta nueva temporada la Milá explore, en términos de aprendizaje, la sexualidad femenina (este lunes próximo), así como historias, en términos de ayuda, relacionadas con el trabajo de una ONG que entrega libros en cárceles de mujeres.
«El episodio de la cárcel de mujeres me emocionó mucho, fue muy bonito», reconoce la periodista, que también recuerda con cariño el viaje a Roma con sus amigas del colegio, que se vio en la primera entrega. «Tras 50 años, de pronto las encuentras y empiezas a escuchar historias apasionantes, dolorosas, difíciles y, al mismo tiempo, otras de grandes consecuciones».

 

Sexo a los 80 años

Una mezcla de sensaciones es la que Mercedes Milá comparte en las aventuras vividas. Sin embargo, en esta segunda temporada hay una historia que, reconoce, ha marcado un antes y un después en su extensa carrera profesional.
«Hay algo que me ha impresionado muchísimo y que no me había pasado jamás en todos estos años que llevo trabajando en televisión que es ver hacer el amor a dos personas de 80 años», relata.
Y concluye: «Fue una pareja británica que nos permitió estar delante y que explicó cómo lo hacen para realizarlo todos los días. Yo salí de la grabación repitiendo ¡Yo esto no lo he visto nunca!». Esta escena se puede ver mañana en #0, a las 22,00 horas, y bajo demanda, en la nueva entrega de Scott y Milá titulada Sexualidad femenina.