La última fase de Padre Claret, a finales de 2019 o en 2020

D. A.
-
La última fase de Padre Claret, a finales de 2019 o en 2020 - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento ya ha aprobado el proyecto con un plazo de ejecución de cuatro meses, pero todavía queda por delante la tramitación del proceso de licitación y adjudicación de las obras, que carecen de partida presupuestaria en las cuentas de 2019

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Segovia aprobó el jueves el proyecto presentado para la renovación del firme del tramo de la avenida Padre Claret entre la calle Soldado Español y la plaza de la Artillería. La principal intervención se refiere al cambio de pavimento, ya que se sustituirá el tipo de adoquín actual, de granito rugoso, por uno prefabricado de hormigón con un color gris más uniforme y más cómodo para el tráfico.Asimismo, según precisan fuentes del Ayuntamiento, "se plantea la demolición de la solera actual y su reposición por otra de hormigón de 25 centímetros de grosor que incluirá un mallazo, y con la pendiente adecuada y el espesor continuo hasta la actual cota". Y ya que se levanta la solera, "se planteará la redefinición de la red de drenaje, dejando una sola línea de colector". A ella se conectarán todos los elementos del drenaje superficial, todos los imbornales nuevos y las posibles acometidas de rejillas de ventilación del aparcamiento subterráneo.El proyecto ya cuenta con la autorización de la Comisión territorial de Patrimonio Cultural de Segovia, se ha previsto con un plazo de ejecución inicial de cuatro meses y con un presupuesto de 174.724 euros, pero el inicio de las obras no va a ser inmediato, ni mucho menos. Por de pronto, el Ayuntamiento no ha consignado una partida presupestaria para financiarlo con cargo a las cuentas de 2019 y, según indica a El Día la concejala de Obras, Paloma Maroto, será decisión del siguiente equipo de Gobierno cuándo se lleva a cabo, ya fuera con una modificación presupuestaria de las cuentas de este año, con cargo a remanentes de 2018 cuando se apruebe la liquidación del presupuesto de ese ejercicio, o incluso con cargo a las cuentas de 2020. De hecho, el proyecto, en cualquier caso, aún tendrá que pasar el preceptivo proceso administrativo de licitación y adjudicación a alguna de las empresas que se interesen por ello, y ese trámite no suele durar menos de cuatro o cinco meses, como poco, por lo que las obras no podrían empezar hasta los últimos meses de 2019 o ya en 2020.