Las Cortes reanudan su actividad con reproches de «bloqueo»

Santiago González
-

El presidente de la Junta, Fernández Mañueco, reclama más diálogo a los socialistas, mientras el líder de la oposición, Luis Tudanca, le acusa de «indolencia» y le exige que rectifique

Luis Tudanca (d) y Alfonso Fernández Mañueco (a la izquierda, en la primera fila) tuvieron su primer cara a cara del año - Foto: Miriam Chacon (Ical)

Las Cortes reanudaron ayer su actividad política con la primera sesión plenaria del año, en la que los miembros del Gobierno autonómico y la oposición volvieron a lanzarse reproches sobre las iniciativas y el impulso político en este primer medio año de legislatura. Mientras el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, reclamaba al PSOE levantar «el interruptor del bloqueo político», su portavoz, Luis Tudanca, le acusaba de «mala gestión e indolencia».
Mañueco, ante la pregunta socialista sobre el impulso político necesario en la Comunidad, defendió el funcionamiento de un «Gobierno transformador, cercano a las personas y leal con las instituciones» y reclamó «diálogo» al líder de la oposición.
Durante su intervención, Luis Tudanca puso en duda que Mañueco esté «dando el impulso político necesario» para abordar los problemas de esta Comunidad y, tras enumerar el deterioro de la sanidad, la educación o los servicios sociales y la inacción de la Junta ante la despoblación o la función pública, concluyó que «aparte de indolencia y mala gestión», estos primeros seis meses «no han servido para nada».
«Póngale ganas e ilusión, rectifique», enfatizó el portavoz socialista, para quien el presidente de la Junta parece que llevara 20 años en el cargo.
El presidente autonómico, que llamó «alumno aventajado del sanchismo» al líder socialista, enumeró las iniciativas puestas en marcha en materia de economía y empleo, sanidad, educación y desarrollo rural. Mañueco, que afeó a Tudanca vivir en «otro planeta» por no ver la acción de su Gobierno, desplegó proyectos y medidas, entre las que destacó que Castilla y León es la comunidad en la que más ha bajado el desempleo en la tasa interanual, la aprobación en unas semanas de la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones Servicios Públicos, el mantenimiento de colegios con tres alumnos y la apuesta por el campo.
Mañueco concluyó asegurando que el «Gobierno autonómico está en todo el territorio» y haciendo un nuevo llamamiento al diálogo político. «Éste es un Gobierno que funciona, dialoga, llega a acuerdos, es transformador, cercano con las personas, leal con las instituciones y defensor» de los intereses de la Comunidad, afirmó Mañueco. 
A ello, Tudanca replicó con que la Junta ha sufrido la primera huelga general de los funcionarios por incumplir sus compromisos, no ha hecho nada sobre la despoblación y ha culpado de ello al Gobierno central y, «algo más feo», a la herencia anterior.
El rifirrafe terminó sin acercamientos. «Siga si quiere de vacaciones o siga melancólico, pero dialogue», reclamó Mañueco. 

Intereses autonómicos

El presidente de la Junta prometió «firmeza» en la defensa de los intereses de la Comunidad ante el Gobierno de Pedro Sánchez, aunque también aseguró «lealtad» institucional. Mañueco se mostró de acuerdo con la portavoz de Ciudadanos, Carlota Amigo, en la preocupación que provoca el pacto firmado por Sánchez para llegar a La Moncloa.
Amigo reclamó una defensa de los castellanos y leoneses ante el «plan para romper España sellado con los independentistas». «Algunos no podemos dormir tranquilos», manifestó la portavoz naranja en su pregunta al presidente, a quien le pidió que se reúna con Sánchez y «traiga todo lo que nos corresponde a Castilla y León».
Mañueco, que anunció que convocará a todos los grupos políticos antes de su reunión con el presidente del Gobierno, rechazó un «nuevo globo sonda» sobre el «troceamiento del sistema sanitario» de formación MIR para otorgarle competencias a Cataluña.
Asimismo, el presidente recordó su defensa de una revisión del modelo de financiación autonómica, que tenga en cuenta los criterios de dispersión y extensión geográfica; los fondos europeos necesarios en la PAC o para una transición energética justa, así como inversiones en infraestructuras, sin olvidar el reto demográfico.
Finalmente, Mañueco marcó dos líneas rojas al asegurar que «no vamos a aceptar la ruptura del marco constitucional ni de la igualdad de los españoles», lo que fue compartido por Amigo, quien concluyó dejando claro que «la buena voluntad ya no sirve con el Gobierno de España».

Gobierno central

El portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos), presumió ayer del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que «ha hecho más en unos días por esta Comunidad que el PP en 32 años». Sin embargo, el presidente de la Junta le replicó que habrá que ver si crece la economía, se crea empleo y nuevas oportunidades. Mañueco respondió, ante la valoración solicitada por Fernández sobre el primer semestre de legislatura, que su Gobierno cumple el acuerdo firmado entre PP y Ciudadanos y su discurso de investidura, y lo hace desde el diálogo y la cercanía, a la vez que tendió la mano a los grupos para avanzar en asuntos de comunidad.
El procurador de Podemos ironizó con que Mañueco preside un Gobierno marxista, pero «del camarote de los Hermanos Marx», y le acusó de «ceguera política y de incapacidad».
«Siempre canta la misma canción», replicó el presidente de la Junta, que insistió en las medidas puestas en marcha que había detallado antes al portavoz socialista.