Vox entra de lleno en la batalla de los carteles electorales

D. A.
-

La Junta Electoral de Zona ha dejado a Centrados fuera de los principales espacios publicitarios del casco histórico, donde sí está el partido de Abascal, que pone casi tantas banderolas como las cuatro candidaturas más potentes

Esquema del reparto de espacio en las ocho carteleras instaladas en el el casco histórico

En tiempos de excesos y defectos con las redes sociales, un tuit de más o de menos puede determinar el resultado de unas elecciones. Pesan más 140 caracteres, una foto o un mitin de grueso discurso amplificado en internet que un millar de carteles y banderolas de un color u otro en las calles, pero todo suma en un escenario político tan complejo y disputado. 
El último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), publicado el pasado martes, revela que cuatro de cada diez ciudadanos que piensan ir a las urnas el 28-A no han decidido aún qué papeleta meterá. Una extraordinaria bolsa de voto indeciso que incluye el voto silencioso (ese que en EEUU llevó a Trump a la Casa Blanca) y evidencia cómo esta campaña no va a ser de fogueo.En otras ocasiones apenas movió en tres o cuatro puntos porcentuales los resultados que ya anticipaban las encuestas, pero el escenario ha cambiado. Entre otros motivos, porque el Gobierno del país ya no se limita a un tablero con sólo dos jugadores de peso específico, ni siquiera cuatro, aunque se estén definiendo dos bloques entre el centro izquierda y el centro derecha. Y en este contexto de voto volátil o indeciso donde todo cuenta, el viejo recurso de la propaganda a pie de calle no se concibe como una batalla menor.
En el caso de Segovia capital, la presencia de la imagen de los partidos se resume en dos alternativas de soportes publicitarios gratuitos: las ocho carteleras que se reparten por el casco histórico y las 576 banderolas que colgarán de las farolas de distintas zonas del resto de la ciudad durante las dos próximas semanas. La Junta Electoral de Zona decide qué espacio le corresponde a cada cuál, cuánto y dónde, en función de las peticiones cursadas por unos y otros, así como por el número de votos que obtuvieran en esta circunscripción en las generales anteriores; y el reparto que ha determinado ofrece curiosas lecturas. Por de pronto, Vox, que sólo obtuvo 115 votos en la capital en 2016 (frente a 12.149 del PP, 6.654 del PSOE, 4.700 de Ciudadanos y 4.664 de Podemos e IU), va a tener presencia en las principales carteleras (cinco de ocho) y casi tantas banderolas (78) como los cuatro principales partidos: el que más colocará es el PP (123) y, curiosamente, por cantidad se sitúan a continuación Ciudadanos (111) y Podemos (104), por encima del PSOE (103). Centrados, por su parte, paga la novatada de presentarse por primera vez; no le valen como aval precedente los votos de UPyD en 2016 (136 en Segovia capital, 11 más que Vox) aunque su origen sea ese, y la Junta Electoral le ha dejado fuera de las principales carteleras, a la vez que le permite poner 57 banderolas.

Banderolas en farolas asignadas a partidos en las zonas disponibles
Banderolas en farolas asignadas a partidos en las zonas disponibles - Foto:
Carteleras. Aunque el número total de candidaturas que se presentan en Segovia asciende a doce, sólo seis cursaron peticiones de ocupación de parte del espacio gratuito reservado a propaganda electoral: PP, PSOE, Cs, Unidas Podemos (Podemos-IU-Equo), Vox y Centrados. Las carteleras miden 7,20 metros de ancho y 1,20 de alto, y la Junta Electoral de Zona las ha dividido en cinco franjas de anchuras diversas para otros tantos partidos, de modo que uno de los seis solicitantes se queda fuera, papel en el que se alternan Vox y Centrados de manera desigual. El partido de Abascal estará en las cinco carteleras ubicadas en la Plaza Mayor, la Calle Real (a la altura del Cervantes), la avenida del Acueducto (frente a la caja), los jardinillos de San Roque y la plaza de los Huertos, mientras la joven formación provincial debe conformarse con estar en los tres de la plaza de la Merced, la Alameda de la Fuencisla y la calle Sancti Spiritu (zona del puente). Los cuatro principales partidos sí tienen presencia en las ocho instalaciones, y en cuanto al reparto del espacio dentro de cada cartelera, la franja del PP siempre ocupa un tercio, 2,40 metros de ancho, muy por encima del PSOE (1,60), Unidas Podemos (1,35), Cs (1,35) y Vox o Centrados (0,50).
Banderolas. Respecto a la instalación de banderolas en farolas, la Junta Electoral decide el reparto del espacio que ha delimitado previamente el Ayuntamiento basándose en la cantidad de candidaturas que han manifestado su interés por ocuparlo, la petición concreta del número y la ubicación de banderolas que ha cursado cada una y los votos obtenidos en las anteriores elecciones generales. Dentro de ese espacio disponible estaba en un principio la plaza de la Artillería, pero el Ayuntamiento decidió excluirla el mes pasado por decreto de Alcaldía para preservar la estética del entorno del Acueducto. Esa zona se mantendrá por tanto limpia de banderolas, a pesar de que incluso el PSOE llegó a solicitar la colocación de algunas allí, y la Junta Electoral le ha concedido finalmente a este partido 103, menos que a Ciudadanos (111) y Unidas Podemos (104), aparte del PP (123), y más que a Vox (78) y Centrados (57).
La zona con más banderolas la conforman los paseos Ezequiel González y Conde Sepúlveda con 92, y es la única donde coinciden las seis candidaturas: 24 se han asignado al PP, 18 al PSOE, 16 a Cs, 16 a Unidas Podemos, 10 a Vox y 8 a Centrados. En Vía Roma hay 67, pero se las reparten cuatro partidos (27 para el PP, 16 para el PSOE, 16 para Cs y 10 para Podemos), mientras Vox y Centrados se quedan fuera, igual que les sucede en otras dos arterias principales de la ciudad: Padre Claret (48 banderolas) y José Zorrilla (40). En el polígono de El Cerro, sin embargo, son Vox y Centrados los que copan las 40 farolas reservadas para banderolas, con 20 para cada uno.
Banderolas en farolas asignadas a partidos en las zonas disponibles
Banderolas en farolas asignadas a partidos en las zonas disponibles - Foto:
En la avenida de la Constitución (38) manda el PSOE (14), por delante de Cs (12),PP (8) y Vox (5), mientras Podemos yCentrados no colocan ninguna. También son mayoría los socialistas en José Zorrilla y en la calle del Parque, del mismo modo que los populares lo son en Padre Claret, la carretera de LaGranja, el barrio de Nueva Segovia, la calle 3 de Abril y la avenida Don Juan de Borbón y Battenberg. Aunque el PP no pone ninguna de las 21 asignadas en JuanCarlos I, donde el PSOE,Cs y Vox tienen siete cada uno.
Hay zonas reservadas donde los dos partidos más veteranos coincide que no protagonizan ni una sola banderola tras haber dado prioridad sobre todo a las más concurridas de la ciudad.Es el caso de la carretera de Villacastín, donde Unidas Podemos predomina con 16 banderolas de 35, por 13 de Cs, 3 de Vox y 3 de Centrados; y también faltan populares y socialistas en la carretera de San Rafael, la avenida del Marqués de Lozoya o las calles Santo Tomás y Lérida, aparte del caso ya citado del polígono El Cerro con el particular ‘duopolio’ de Vox y Centrados.
Unidas Podemos se hace notar precisamente en zonas del barrio de La Albuera donde no están ni PP ni PSOE. En la avenida del Marqués de Lozoya protagoniza 20 de las 30 banderolas, con las otras 10 repartidas entre Vox (5) y Centrados (5); y en la calle Lérida tiene 10 de 29, frente a 9 de Cs, 5 de Vox y 5 de Centrados.
Cs, por su parte, sólo es el partido con más presencia en una zona, la de la carretera de San Rafael. No deja de ser el segundo con más banderolas en total, pero ha optado por abarcar más extensión en lugar de concentrarse de manera especialmente notable en ciertos puntos.
sin vallas tradicionales. Aparte de los lugares reservados de forma gratuita, las candidaturas, en teoría, también pueden recurrir a carteles y otras formas de propaganda electoral en espacios comerciales autorizados; pero, en la práctica, enSegovia el margen de actuación va a ser más reducido que en otras ciudades, ya que se da la circunstancia de que la explotación comercial de las grandes vallas publicitarias estaba adjudicada a una empresa privada, su contrata expiró hace más de un año, en febrero de 2018, y el Ayuntamiento no ha sacado todavía el concurso para su readjudicación.
Cierto es, por otro lado, que estos soportes no se utilizaron en las últimas campañas electorales, o se hizo de manera residual, pero tampoco Segovia se va a poder prestar a hipotéticos cambios de estrategia en ese sentido porque no hay empresa que los gestione, de ahí que esas vallas lleven todo este tiempo con viejos anuncios manipulados para que resulten ilegibles, ya que nadie cobra ni paga por tal publicidad.
Claro que de propaganda electoral irá sobrada Segovia igualmente. Con buena parte de Segovia forrada de banderolas para ambientar una batalla política que no ha hecho más que empezar, aunque en cierto modo no tenga principio ni fin.