Clemente abandona PP y Cortes "decepcionada" con Mañueco

S. González
-

La expresidenta deja su escaño y todos sus cargos en el partido político por el «rechazo» y «bloqueo» de la dirección autonómica, a la vez que acusa al presidente de «no tener capacidad ni liderazgo»

La expresidenta de las Cortes,Silvia Clemente, al término de su intervención - Foto: Miriam Chacon (Ical)

Poco después del mediodía y por sorpresa, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, ha anunciado este jueves que deja su cargo y el PP, decepcionada con la dirección actual del partido y su presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, quien «no tiene palabra ni capacidad y carece completamente de liderazgo».
Clemente, dimitió de todos sus cargos y abandona el partido «por coherencia» ante el «rechazo» y el «bloqueo» que ha sufrido por parte de la dirección autonómica del Partido Popular. Visiblemente emocionada por la que reconoció que ha sido una decisión «meditada» tras «haber agotado todas las posibles vías de solución», la procuradora segoviana señaló que el proyecto del PP «carece de ambición, no tiene contenido ni iniciativas para conducir a Castilla y León hacia un futuro mejor».
En una comparecencia de urgencia en la sede del Parlamento, Clemente arremetió contra el presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, a quien acusó de no tener «palabra» ni «ambición», motivo que le ha llevado a dar un paso al lado y apearse de sus responsabilidades por considerarse «una persona de convicciones auténticas» capaz de trabajar «cuando creo en lo que hago y creo a quien sirvo». La ya expresidenta se mostró tajante sobre Mañueco: «Creí que podría dirigir el PP de Castilla y León y tener un buen proyecto, pero me equivoqué», declaró. «Soy una persona coherente, quiero cumplir los compromisos adquiridos y eso no es posible cuando quien está al frente de este proyecto no le importa incumplirlos», añadió.
Silvia Clemente hizo hincapié en los motivos que le han llevado a tomar esta decisión después de una legislatura con el mayor número de formaciones políticas en la que intentó ser «ecuánime» y desempeñar su cargo «tomando decisiones siempre con arreglo al reglamento de la Cámara y apoyada por los servicios jurídicos». Sin embargo, estimó que esta forma de trabajar «no ha sido aceptada por la formación política a la que he pertenecido» que es donde reconoció haber encontrado «más rechazo».
La ya expresidenta hizo un llamamiento al PP porque consideró que el partido no es consciente de que «ya se ha terminado la época de las mayorías absolutas» y los ciudadanos exigen «diálogo y entendimiento, y que exista una verdadera división de poderes». Además, lamentó haber prestado ayuda a Mañueco durante el proceso de renovación del partido porque «lo único que pretendía era que no me presentara a dicho proceso», denunció.
De la misma forma, explicó que se le encomendó el diseño del programa electoral, aunque la realidad es que se vio apartada de «todas» las reuniones y fue víctima del «bloqueo» de la dirección. Por eso aseveró que la actuación de los populares ha estado «cargada de hipocresía» porque se aparentaba que era la responsable del programa, mientras cada propuesta «recibía la callada por respuesta».
Por otro lado, Clemente dijo ser contraria a decisiones «inasumibles» adoptadas en el partido, como la paralización de la proposición deley LGTBI+ o en el cambio de las instituciones propias, en este último caso «de espaldas al necesario diálogo y consenso». Tampoco estuvo de acuerdo con la falta de convocatoria de la comisión de investigación de las eólicas y de la ‘Perla Negra’, que tuvo que convocar en dos ocasiones, según informa Ical.
Para finalizar, Clemente agradeció su apoyo a todos los que han confiado en ella y a quienes le han ayudado en su trabajo, y tuvo un especial recuerdo y reconocimiento para alcaldes y concejales del PP y afiliados y simpatizantes que también le han dado su apoyo. «No quiero que se sientan abandonados o defraudados por mí», concluyó.