CCOO advierte de un "posible brote" en la prisión de Segovia

DS
-

Asegura que 47 trabajadores han dado positivo o han estado en cuarentena y considera urgente que la Consejería de Sanidad facilite los test rápidos para averiguar el alcance del virus, aislarlo y "prevenir que el brote se descontrole"

CCOO advierte de un "posible brote" en la prisión de Segovia

"Los datos oficiales indican que podría existir un posible brote epidémico del virus Sars-COV-2 en la prisión de Segovia", según ha asegurado este viernes CCOO, que considera que "es urgente que la Consejería de Sanidad de Castilla y León facilite los test rápidos para averiguar el alcance del virus, aislarlo y prevenir que el brote se descontrole". Según afirma, son quince los trabajadores de la prisión que han dado positivo y 32 los que han estado en cuarentena domiciliaria. "Muchos de ellos trabajan en contacto directo con la población reclusa, por lo que el virus podría haber contagiado ya a algún interno, sin que por el momento hayan manifestado síntomas compatibles con el coronavirus".

"Casi la mitad de los trabajadores penitenciarios que han estado en cuarentena se han tenido que reincorporar a trabajar sin que se les haya hecho una prueba que confirme el resultado negativo", prosigue a través de un comunicado de prensa. "A pesar de pertenecer a un servicio público esencial y de que las prisiones han sido consideradas sectores prioritarios para utilizar test rápidos por el Ministerio de Sanidad, la realidad es que no llegan".

Además el acceso a las pruebas mediante la técnica PCR está restringido al personal que exclusivamente presente síntomas de infección respiratoria aguda o neumonía bilateral intersticial y tenga contacto directo con la población reclusa, y "la Consejera de Sanidad aún no ha enviado test rápidos a la prisión segoviana".

El personal penitenciario de las prisiones de Castilla y León es uno de los más castigados por la pandemia del coronavirus, con 18 trabajadores contagiados en la prisión de Ávila, los 15 en Segovia o 10 en la prisión de Soria, y el pasado 21 de abril fallecía a causa del Covid-19 el tercer funcionario de prisiones, con 59 años, que trabajaba en ésta última.

"El principal vector de contagio y transmisión del virus al interior de las prisiones es su personal, por eso tenemos que seguir incrementando las medidas preventivas y de protección frente al Covid-19. Necesitamos test rápidos para detectar precozmente el virus e investigar posibles brotes epidémicos", advierte CCOO, que cree que la reapertura de los centros penitenciarios al exterior y el restablecimiento de las comunicaciones familiares o permisos de salida "deben estar precedidas por el conocimiento del alcance real del virus".

La mayor preocupación del sindicato es que las prisiones se conviertan en reservorios del COVID-19 y que pueda repetirse la dramática situación de las residencias de ancianos. "Las prisiones son espacios vulnerables que cuentan con unas plantillas envejecidas y con patologías base y porque la población reclusa es de riesgo por padecer inmunodepresión adquirida y enfermedades graves como el VIH, la hepatitis, cáncer, etc".

"Por último, desde el sindicato queremos poner en valor la labor del personal penitenciario que además de gestionar la emergencia sanitaria en la que nos encontramos, tiene que garantizar la seguridad y reinserción de las personas privadas de libertad, en un contexto de restricciones en derechos sin precedentes en la historia de las prisiones", concluye CCOO.