Decomisan 100 kilos de setas cogidas sin permiso en Navafría

D.S.
-

Agentes medioambientales de la Junta han decomisado más de 100 kilos de setas recolectadas sin licencia en el pinar de Navafría. Las especies eran boletus edulis y pinícola.

Decomisan 100 kilos de setas recogidas sin licencia

GALERÍA

Recogida de setas en el puerto de Navafría

En el marco de la campaña de control y vigilancia que llevan a cabo los agentes medioambientales del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Segovia durante la temporada de recolección de setas, a mediados de este mes, en el ámbito territorial del parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’, los agentes decomisaron más de 100 kilos de setas recolectadas sin la preceptiva licencia. En concreto, la incautación tuvo lugar en los términos municipales de Navafría y Torre Val de San Pedro, en el MUP 198 Pinar de Navafría, y las especies que habían sido recolectadas sin permiso micológico eran boletus edulis y pinícola.

 

Hay que recordar que ya está disponible la expedición de las licencias micológicas a través de la página www.micocyl.es y que para cualquier duda o consulta los interesados pueden ponerse en contacto con los agentes medioambientales de la zona antes de ir al monte a recolectar setas sin información sobre la normativa que regula esta actividad. Además, en el caso de que se quieran comercializar las setas es necesario disponer de licencia comercial.

 

El Decreto 31/2017, de 5 de octubre, por el que se regula el Recurso Micológico Silvestre en Castilla y León recoge una serie de medidas básicas para su gestión sostenible. La normativa reconoce que el aprovechamiento corresponde a los propietarios y titulares de los montes y, entre otros aspectos, regula la comercialización de las setas silvestres para fines alimentarios y fomenta la promoción turística.

El texto distingue entre setas silvestres recolectables y no recolectables; define prácticas prohibidas, como recolectar de noche o utilizar rastrillos, y prácticas obligatorias, como dejar el terreno en condiciones originales y la utilización de recipientes porosos; e incluye también la posibilidad de disponer de autorizaciones para fines científicos o didácticos.