Regreso a los orígenes

Patricia Martín
-

Los Diez Lugares de Roberto García, director de la Biblioteca Pública de Segovia

Roberto García en la entrada de la Biblioteca Pública. - Foto: Rosa Blanco

Hijo de segovianos que emigraron en la década de los 60, Roberto García Arribas (Madrid, 1968) estudió Periodismo y Filosofía en Madrid y trabajó en la empresa privada y en la administración pública hasta que se pudo dedicar a «trabajar, estudiar y vivir» en las bibliotecas. Como bibliotecario se ha seguido formado, también en dirección pública y en su otra pasión: la filosofía. Es el director de la Biblioteca Pública de Segovia desde noviembre de 2017. Su anterior destino fue en la biblioteca de Zamora.

1. Perorrubio. Es el pequeño pueblo donde nació su padre y lo visitan los fines de semana que pueden al ser el mejor lugar para estar en familia y con amigos. Confiesa que le debe mucho de cuanto es hoy y «espero ser mañana». Es una muestra de que cuando la buena gente se une puede llevar a cabo cualquier empeño que se pretenda. Siempre hay una rendija abierta a la esperanza.
2. El Río Duratón. Pasó los fines de semana de toda su feliz niñez en el pueblo de Duruelo. Todos los veranos una de las actividades era recorrer sus alamedas, el rebollar y bañarnos en un río Duratón que, por entonces, traía mucho agua, incluso en duros estíos. En la actualidad, queda poco de aquel río que, a los ojos del niño que era  entonces, era muy poderoso y misterioso.
3. Alameda del Parral. Cuando se vino a Segovia a vivir con su familia fueron descubriendo sitios, mayormente espacios naturales y del casco antiguo de Segovia, pero especialmente les encantó esta alameda para el paseo, el ejercicio físico o simplemente para sentarse a reflexionar. Un lugar de relajo esencial para encontrar equilibrio.
4. Restaurante Las Tres BBB, en Prádena. Fue en ese restaurante donde comenzó a conocer a la que hoy es su mujer, después de más de dos décadas. Se pregunta cuántos bares y restaurantes no han marcando así vida de las personas. Él, como tantos otros, señala este establecimiento d e Prádena porque es ya un hito esencial en su vida y en su memoria. 
5. Yacimiento arqueológico de Duratón. Al visitar de joven esta zona, fantaseaba sobre cómo podría haber sido el emplazamiento romano y el porqué de la elección de su ubicación. Afortunadamente hoy se han retomado los trabajos de investigación para saber más sobre la prolija historia segoviana. Pero la mayor influencia de este lugar queda en los pensamientos de que todo aquello que fue grande, con el paso del tiempo, puede desaparecer sin quedar apenas vestigios. 
6. La Fuente de la Salud en Sepúlveda. Desde pequeño el agua de esta fuente le ha servido para el esparcimiento y pasar buenos momentos con los suyos. Existe cierta magia en ese cañón de caliza, el movimiento de los álamos, el olor de los tomillos y el sonido del agua al correr entre piedras pulidas por el tiempo. La catarsis está detrás de cualquier esquina.
7. Bosque de sabinas de Prádena. El lugar donde el silencio le pone en contexto de lo que es y le da perspectiva para el futuro. Un lugar de sosiego esencial y tomar decisiones. Todas las que aquí ha tomado le han mostrado que no estaba equivocado. 
8. Los bosques de La Granja y Valsaín. Lugar de solaz para andar, escuchar el agua y el bosque. Lo visita habitualmente con su familia para separarse de las preocupaciones, ocupaciones y postocupaciones del día a día. Imprescindible para mantener la salud física, mental y emocional.
9. Iglesia de San Quirce. Cuando entró por primera vez en la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce se quedó mudo por la grandeza y humildad de este espacio para la cultura segoviana. Que una pequeña iglesia románica se convierta en el foro del estudio y desarrollo intelectual de Segovia es un lugar pequeño pero propicio donde se pueden desarrollar cosas grandes.
10. La Biblioteca Pública de Segovia. No sólo por ser su espacio de trabajo, sino también porque las bibliotecas son en su vida mucho más que una profesión o una afición. En ellas, como en archivos y museos, es donde está atesorado el saber pasado y donde se crea el saber futuro. No podemos prescindir de ellas sino queremos caminar erráticos.