El cierre de la hostelería hace parar a casi 6000 segovianos

D. A.
-

La mayoría de negocios del sector que cumplan con los requisitos recurrirán a los ERTE para sobrellevar la crisis, incluidos Los Arcos y Corregidor, que se han ofrecido a acoger pacientes

El Hotel AR Los Arcos ha ofrecido sus 59 habitaciones a la Junta por si hacen falta para acoger pacientes. - Foto: Rosa Blanco

Casi 6.000 personas emplea la hostelería segoviana, una cifra que ya por sí sola da buena cuenta de las consecuencias que tiene en esta provincia el cierre de todos los bares, cafeterías, restaurantes, hoteles… Al término de febrero se contabilizaban 4.237 afiliados a la Seguridad Social por el sector hostelero de Segovia, según datos del Ministerio de Trabajo, así como 1.522 autónomos dentro de esta misma actividad. Y la inmensa mayoría de las empresas hosteleras, por no decir todas las que pueden, estudian presentar solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para sobrellevar un parón que nadie sabe cuánto puede durar, pero que prácticamente nadie duda de que no será menos de un mes.

Por eso la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos, según avanzaba en un comunicado el miércoles, prevé solicitar a los ayuntamientos de Segovia que se exonere a estos negocios del pago de tributos «durante el tiempo que dure el cierre», caso de las tasas de terrazas y basura o del IBI, entre otros. «Con las entidades de gestión también se han conseguido una serie de ventajas» por negociaciones a escala nacional, según añadió en referencia a los pagos a la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) y a las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual de los productos fonográficos y de los artistas intérpretes o ejecutantes, Agedi y AIE, respectivamente. Ya de paso, la AIHS matizó que dará «ejemplo» al no pasar el recibo de la cuota asociativa «hasta que acabe esta situación». Medidas con las que se aspira a «mantener el tejido empresarial y los puestos de trabajo que tanta falta hacen en nuestra provincia».

Ayuda ejemplar ha sido la que han recibido los responsables de un café bar de La Albuera, El Mito, ya que la dueña del local les ha perdonado el alquiler hasta que pase la crisis, e incluso les ha devuelto lo que pagaron de marzo. Un gesto que, por otro lado, la asociación nacional de hosteleros pretende que el Gobierno convierta en obligatorio para todos los arrendadores, «tal y como ya ha anunciado el presidente francés que hará en su país».

El Hotel Corregidor, con 62 habitaciones, también se ha ofrecido a acoger pacientes.El Hotel Corregidor, con 62 habitaciones, también se ha ofrecido a acoger pacientes.

Hoteles-hospital. Entretanto, dos hoteles de Segovia, AR Los Arcos y Corregidor, son los que han dado ejemplo también al contactar con la Delegación de la Junta para ofrecerse a acoger pacientes si fuera necesario. No en vano, en el hospital de Segovia ya se ha tenido que preparar una tercera planta para atender ingresos por coronavirus, además del gimnasio de rehabilitación y el hospital de día oncohematológico, que a su vez ha dejado sin espacio al hospital de día geriátrico. Aunque la Junta, al menos de momento sólo ha agradecido la propuesta: «Queda recogida por si se necesita», señalan desde la Delegación Territorial.

Juan Pablo Zahonero, director del AR Los Arcos, recuerda que allí ya cerraron el restaurante y la cafetería el sábado pasado «por seguridad de trabajadores y clientes». «El hotel se mantuvo porque quedaba alguna habitación ocupada, pero el mismo domingo lo cerramos», añade. «Me llegó el vídeo de Igea (vicepresidente de la Junta) diciendo que no tenían medios y el lunes, la primera llamada que hicimos fue a la Delegación Territorial para ponerles a disposición las 59 habitaciones que tenemos con todos los servicios propios de un cuatro estrellas. Incluida la televisión, claro, que me parece una vergüenza que a personas aisladas se les pueda estar cobrando por ver la tele en un hospital», continúa Zahonero. «Nos atendió Mazarías (delegado territorial), lo agradeció enormemente y dijo que tomaban nota. No sabemos más desde entonces, pero aquí está el hotel vacío por si hace falta». Después de todo, su actividad ahora es nula. Son unos 30 trabajadores en plantilla y Los Arcos ya prepara un ERTE que afectará a prácticamente a todos, salvo los de «seguridad y poco más».

«En una semana se nos ha caído el mundo encima», lamenta el director del Corregidor, Juan Carlos Santos. «El 11 de marzo empezamos a asustarnos por el aluvión de cancelaciones, el domingo ya nos encontramos con cero habitaciones y había que tomar decisiones». Allí son 23 trabajadores y también se prepara un ERTE, «como en casi todas las empresas del sector turístico». «Comentando la situación con la dirección general del hotel, viendo además lo de Vitoria, Madrid o Logroño, pensamos que podíamos ofrecer el hotel a la Junta. Si al menos así podemos ser útiles a la sociedad, bienvenido sea». Cuentan con 62 habitaciones que, junto a las 59 de Los Arcos, suman 121 a disposición de la Sanidad segoviana si las precisa.

En la cabeza de Santos, como en la de todos, está la incertidumbre de cuánto puede durar esto, «y lo peor es que cuando todo pase, sea cuando sea, los hoteles tendrán que empezar de cero», con el libro de reservas limpio. Costará arrancar por ello pero, mientras tanto, ahí aportan su granito de arena para armar el dique contra el avance del virus.