El Parlamento quita a Johnson el control sobre el Brexit

Europa Press
-

El primer ministro confirma que solicitará nuevas elecciones si los diputados le obligan a negociar una nueva prórroga de la salida de la Unión Europea. Los 'tories' que han votado contra el 'premier' serán expulsados del Partido Conservador

Una mayoría de los diputados británicos ha votado a favor de una moción que deja al Gobierno sin el control de la agenda parlamentaria, primer paso para aprobar el miércoles una ley con la que evitar que el primer ministro, Boris Johnson, pueda llevar al país a un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre. 
La moción ha recibido el apoyo de 328 diputados, mientras que 301 se han posicionado en contra, para estupor de un Johnson que ha advertido de que "el Parlamento está al borde de destruir cualquier acuerdo que se pueda alcanzar con Bruselas". "Esto implicará más titubeos y más retrasos", ha lamentado justo después de conocer los resultados. 
Los parlamentarios críticos con la línea fijada por Johnson prevén presentar una ley que limita el margen de actuación del primer ministro. El Gobierno estaría obligado a solicitar una prórroga del Brexit -hasta el 31 de enero- si no logra que se ratifique algún pacto con la UE antes del 19 de octubre o un permiso específico del Parlamento para una salida sin acuerdo. 

El Parlamento quita a Johnson el control sobre el Brexit
El Parlamento quita a Johnson el control sobre el Brexit - Foto: UK Parliament/Roger Harris
Johnson ha descrito esta ley como una "rendición" y ha acusado a sus detractores de limitar el margen negociador del Gobierno con la Unión Europea. El premier británico, que se ha estrenado en la Cámara de los Comunes con una derrota, ha alegado que su intención sigue siendo la de negociar un acuerdo para que Reino Unido pueda salir con garantías el 31 de octubre.

 

El plan B de Johnson

En caso de perder la votación de mañana, algo que parece probable en vista de los resultados del debate de urgencia celebrado hoy, Johnson prevé presentar una iniciativa para que se convoquen elecciones anticipadas a mediados de octubre. 
"No quiero unas elecciones, pero si los diputados votan mañana a favor de forzar otro retraso sin sentido del Brexit, será la única forma de resolver esto", ha advertido el primer ministro, que ha acusado al líder de la oposición, Jeremy Corbyn, de llevar "dos años implorando elecciones". 
Corbyn no se opone a la convocatoria de dichas elecciones, pero ha retado a Johnson a aprobar antes la ley que eliminaría la posibilidad de una salida sin acuerdo de la UE. La líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, también se ha mostrado a favor de nuevos comicios, siempre y cuando el Brexit desordenado no sea una opción. 
El Gobierno ya no cuenta con una mayoría dentro de la Cámara de los Comunes, después de que un diputado tory, Philip Lee, se haya pasado este martes en pleno debate a las filas del Partido Liberal Demócrata, precisamente por su malestar por la línea marcada por Johnson en torno al Brexit. 
La gota que ha colmado el vaso para la oposición política británica y para parte de la bancada tory -y que ha obligado acelerar todo el debate- ha sido la decisión de Johnson de suspender la actividad parlamentaria hasta mediados de octubre, a solo dos semanas vista de la fecha establecida actualmente para la salida de la UE. 

 

Represalias

La cúpula del Partido Conservador en Reino Unido ha confirmado que expulsará a los 21 diputados tories que se han alineado con la oposición para limitar el margen de actuación del Gobierno en el proceso del Brexit, entre ellos el exministro de Finanzas Philip Hammond y Nicholas Soames, nieto de Winston Churchill. 
El partido ya había avisado de que no toleraría esta disidencia interna, que ha terminado por agrandar la derrota del primer ministro, Boris Johnson, en la primera votación parlamentaria a la que se sometía desde su llegada a Downing Street.