Un conjunto de gestos para luchar contra el coronavirus

SPC
-

La Fundación 'la Caixa' dona un millón de euros más a la campaña 'Ningún hogar sin alimentos', impulsada con el apoyo de CaixaBank, que se destinará a aliviar los efectos que la pandemia tiene entre las familias más vulnerables

En 2019, los bancos de alimentos atendieron 1,1 millón de peticiones, repartiendo 144,5 millones de kilos de comida.

Ahora mismo, la mayor responsabilidad de España como sociedad es tratar que nadie se quede atrás. Intentar que, en este punto de la emergencia sanitaria en el que se encuentra el país a causa de la pandemia de coronavirus, todos los ciudadanos sean capaces de velar para que las familias más vulnerables tengan cubiertas sus necesidades básicas. Una premisa crucial que, plasmada en la acción solidaria Ningún Hogar sin Alimentos, impulsada por la Fundación ‘la Caixa’ y CaixaBank, ha recaudado ya un millón de euros en apenas un mes. 
Se calcula que el número de llamadas y peticiones individuales de ayuda alimentaria a las entidades benéficas y a los bancos de alimentos se han multiplicado por cuatro. Debido a esta creciente demanda, y a la buena acogida de la iniciativa solidaria que lidera, la Fundación ‘la Caixa’ ha decidido doblar la aportación con un millón de euros adicional. 
Esto sumará un total de dos millones de euros, que se distribuirán entre los 54 bancos de alimentos asociados en la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal).
El objetivo de la campaña en favor de los Bancos de Alimentos es responder, de forma excepcional, a la emergencia social derivada de la crisis sanitaria, además de cubrir la demanda habitualmente atendida mediante sus iniciativas presenciales, que de hecho se han visto afectadas por la situación actual.
«Ahora mismo, nuestra mayor responsabilidad es tratar de que nadie quede atrás. Y, en este punto de la emergencia social y sanitaria, todos hemos de velar para que las familias más vulnerables tengan cubiertas sus necesidades básicas. Por ello, queremos doblar la ejemplar y generosa respuesta de la ciudadanía e incentivar su colaboración y aportaremos un millón de euros más», explica el propio presidente de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, Isidro Fainé.
Hasta el momento, más de 16.000 donantes se han unido ya a la causa realizando una aportación económica a través de los canales operativos de CaixaBank, por Bizum, en el número 38014, enviando un SMS con la palabra ALIMENTOS, o en la página web www.ningunhogarsinalimentos.org, donde la campaña sigue abierta.
Comprometidas con la acción, miles de personas se han unido a la repercusión del movimiento #NingúnHogarSinAlimentos, entre ellos, celebridades como el actor Antonio Banderas y el chef Ferran Adrià, que han contribuido a dar visibilidad a la iniciativa en redes sociales, poniendo en valor el compromiso de los Bancos de Alimentos. En 2019, se estima que estas entidades atendieron 1,1 millón de peticiones, repartiendo 144,5 millones de kilos de comida en colaboración con más de 7.300 instituciones benéficas.

 

Muchos granitos de arena

Con una aportación de tan solo dos euros, los Bancos de Alimentos pueden proporcionar los productos básicos para una persona durante un día entero y, con una contribución de 20 euros, una familia pequeña se mantiene toda una semana. En estos momentos, los Bancos necesitan aprovisionar los stocks con productos básicos e infantiles, como la leche, dado que entre los usuarios hay 41.000 lactantes.
Ante la nueva coyuntura, los Bancos de Alimentos han establecido un dispositivo de servicios mínimos tras la suspensión de las operaciones presenciales de recogida de comida y otras donaciones. Así, para mantener las existencias en sus almacenes, necesitan elevar sustancialmente la compra de alimentos, y contar con donaciones económicas para paliar la falta de recursos. 
A continuación, las provisiones del Banco de Alimentos son distribuidas a través de las entidades asistenciales y de ayuda social que están registradas y homologadas oficialmente por las Administraciones Públicas.
En España, más de 10 millones de personas, el 21,5 por ciento de la población, se encuentran en riesgo de pobreza, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (Arope, por sus siglas en inglés).