UNA COL

Aurelio Martín

Periodista


El regreso de los fantasmas

Nuevamente reaparece el fantasma de la posible marcha del Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados de Segovia (PCMASA 2), con más de dos siglos de historia, como ocurriera hace tres años, por la posible intención del Ejército de Tierra de agrupar los doce centros  logísticos en tres, dentro del llamado ‘Plan Colce’, revisado por la ministra de Defensa, Margarita Robles, costoso económicamente.     
La anterior alarma surgió cuando el Gobierno que presidía Mariano Rajoy advirtió a los entonces diputados Juan Luis Gordo (PSOE) y Juan Antonio Delgado (Podemos) que no se preveía implementar ningún cambio significativo en las plantillas de la conocida como Base Mixta, donde trabajan en torno a 200 personas, repartidas al 50% entre mando y tropa profesional y personal civil. Todas las las plazas que figuraban en la oferta de empleo de 2017 para los parques de mantenimiento de sistemas acorazados, un total de 60, fueron asignadas a Madrid. Además, Gordo planteó a la entonces ministra Dolores de Cospedal la elaboración de un plan que potenciara y fortaleciera el papel operativo de la instalación.
Ya entonces, la alcaldesa Clara Luquero, junto a los representantes de los grupos de la anterior corporación, llevó a cabo una visita institucional donde el entonces coronel jefe, Luis Segura, se mostraba convencido de la continuidad argumentando la existencia de carga de trabajo, que solo con el mantenimiento preventivo del Transporte Oruga Acorazado (TOA), con más de 1.200 vehículos,  había tarea hasta 2025,  hasta el punto de definirlo como «la Fasa Renault de los acorazados».
Desde entonces, el Ayuntamiento debería haber seguido muy de cerca todo el desarrollo de los proyectos de Defensa en torno a este tema,  bajo el liderazgo de la alcaldesa y con el apoyo de todos los partidos, con el fin de que se hubiera modernizado la instalación y hubiera sido imprescindible su mantenimiento.  Lo mismo que se le pide ahora, aunque también se le presenta por la oposición en forma de palo y zanahoria, hablando de unidad, pero politizando la cuestión al pensar que quien da primero da dos veces...  Se desconoce lo que haya podido trabajar al respecto Luquero, tanto su equipo como su partido, actualmente en el Gobierno, por lo que debe aclarar, en primer lugar la intención que tiene el Ministerio y, después, ver qué opciones existen.  Desde luego no es el primer ayuntamiento que se interesa por aglutinar a los centros logísticos. 
Es muy difícil que Segovia pueda optar, esas posibilidades habrá que testarlas en Defensa, pero lo cierto es que hay que moverse con unidad y huyendo de los planteamientos partidarios, y menos aventurando a que haya que embarrarse sin más datos hablando de expropiar terrenos, que en eso tenemos una experiencia bastante negativa, como bien recuerda al portavoz popular, Pablo Pérez, cuando lo emplea como arma.  Hay que crear la mesa de trabajo, cada cual en la medida que pueda realizar aportaciones, pero comenzando por el principio, aunque parezca de perogrullo, es decir tratando de llegar a conocer la situación real y, después, ejercer la acción posible.