TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Millones

Todo está en venta. Puede que haya pequeños recovecos (¿La imparcialidad de un árbitro? ¿La voluntad de victoria de un rival? ¿El espíritu competitivo de un tercero?), pero si Qatar va a parar el fútbol como lo conocemos para organizar un Mundial en pleno invierno, es que, efectivamente, casi todo tiene un precio…

El ejemplo no está tomado por capricho: anuncian que la UEFA ha llevado a juicio al Manchester City por eso del fair play financiero, y que podría sancionarle con un año de exclusión de la Liga de Campeones. En este momento, tomen aire para expulsar de su cuerpo una enorme carcajada. Háganlo, si les place…

Mansour bin Zayed bin Sultan Al-Nahyan es el dueño del Manchester City y miembro de la familia gobernando de Abu Dabi, como el fondo soberano Qatar Sports Investments es el dueño del Paris Saint Germain a propuesta del emir qatarí Tamim bin Hamad Al-Thani.

Y si miran quién patrocina el fútbol actual, quién pone publicidad y apellido a estadios y clubes poderosos por todo el planeta, no hace falta decir mucho más. ¡Qué escandalosas tienen que ser las argucias financieras del City, cuánto ha tenido que pasarse de la raya, para que la UEFA haya decidido saltarse el statu quo del nuevo orden mundial para enjuiciar la trampa!

La irrupción de estos modelos (nuevos ricos) está basada en el «todo está en venta». Ni Al-Nahyan ni Al-Thani han escuchado «no» en su puñetera vida. Como mucho un «es difícil» solucionado con un «cuánto me costaría que fuese fácil», un puñado de billetes en la mesa y a correr. Es decir: traerse al viejo fútbol continental las inexistentes normas y prohibiciones con las que han convivido, a golpe de cheque, toda la vida. ¿Juicio al City? Me jugaría un céntimo de euro a que todo queda en agua de borrajas… aunque preferiría perderlo.