Patrimonio recibe el proyecto del ascensor de Gascos

D. A.
-

El Ayuntamiento de Segovia prevé hacerlo pegado a las escaleras y con su exterior acristalado, al estilo de los ascensores de Padre Claret; y en San Millán, para salvar el desnivel con el Salón, estudia hacer un remonte mecánico por las escaleras

El ascensor de Gascos dejará al usuario en el mismo recuadro donde acaban las escaleras actuales. - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento de Segovia ya ha presentado ante la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta su proyecto de ascensor urbano en la calle Gascos para salvar el desnivel con Vía Roma y la plaza Oriental. Hace apenas un mes aún se estaban barajando varias opciones de emplazamiento y al final se ha apostado por la que menos impacto visual supone: pegado a la parte posterior de las escaleras actuales para que el usuario, al subir, salga al descansillo; pero a la espera de que se pronuncie Patrimonio en su próxima reunión mensual, prevista para el 30 de abril.
Más lenta va la definición del proyecto del Salón, que plantea mayores complicaciones físicas y técnicas que el de Gascos. Construir allí un ascensor urbano convencional, completamente vertical, se ve ya entre difícil e imposible tras un primer estudio básico de situación que ha evidenciado las singulares características de este entorno. No hay por dónde ponerlo sin excederse en la intervención y toca barajar otras opciones como una cabina o plataforma que iría sobre uno o varios railes a lo largo de las escaleras. Es decir, que en parte se retoma la iniciativa que puso Izquierda Unida sobre la mesa en 2012, cuando presentó una moción que sugería una escalera mecánica o algo parecido, después de que se descartara el polémico parking de Los Tilos, que habría facilitado instalar un ascensor interior hacia el Salón.La propuesta se aprobó por unanimidad, pero ahí se quedó hasta el año pasado.
IU y Centrados presentaron una moción conjunta en octubre para que se retomara el proyecto de San Millán, que un mes después, en noviembre, fue el segundo más votado en la jornada de los presupuestos participativos. El primero resultó ser el ascensor urbano de la calle Gascos y el PSOE lo incluyó en su primera propuesta de cuentas municipales de 2019, pero al final entraron los dos gracias al pacto con Cs que permitió aprobarlas, al elevarse la partida de presupuestos participativos de los 600.000 euros iniciales hasta un millón. A cada uno de los ascensores se le asignó una partida estimativa de 400.000 euros y el de Gascos se ajustaría a esa cantidad, según confirma a El Día la concejala de Obras, Paloma Maroto, mientras que el segundo está por verse «porque aún se encuentra en la fase previa de estudio».
Para salvar el desnivel entre San Millán y el Salón, el Ayuntamiento estudia ahora un remonte mecánico que iría a lo largo de las escaleras, en lugar de un ascensor convencional.Para salvar el desnivel entre San Millán y el Salón, el Ayuntamiento estudia ahora un remonte mecánico que iría a lo largo de las escaleras, en lugar de un ascensor convencional. - Foto: Rosa BlancoGascos. La Concejalía empezó a trabajar en los preparativos del proyecto del ascensor de Gascos en los últimos meses del año pasado, tras asesorarse con una empresa especializada. A mediados de marzo, un arquitecto contratado por el Ayuntamiento estuvo tomando medidas in situ y por entonces aún se barajaban básicamente dos posibles emplazamientos: a la altura del inicio de las escaleras, que es la opción que se ha descartado en principio; o hacia el final, pegado a éstas, de modo que el ascensor se abra arriba mirando al mismo descansillo de las escaleras, el recuadro que hay justo antes de entrar ya enVía Roma.
La primera alternativa ofrecía la ventaja de que al ir de Gascos a Vía Roma el usuario recorrería menos metros que con la segunda y se ahorraría la leve pendiente del final de esta vía, un tema que puede parecer menor, pero no tanto si se piensa en personas con problemas de movilidad; sobre todo, si van en silla de ruedas. No obstante, esa opción también tenía sus inconvenientes, ya que requería construir una pasarela por encima de las escaleras para conectar el ascensor en altura con la acera de Vía Roma, una solución con mucho más impacto visual que la otra y no exenta de generar una nueva barrera para personas en silla de ruedas, aparte de más costosa.
La opción elegida, en cambio, permite colocar el ascensor de una forma más integrada y estética, por detrás de las escaleras. «Visualmente impacta mucho menos que la pasarela y todos, también los técnicos, hemos llegado a la conclusión de que esto es mucho mejor, ya que además con la otra opción te metías en la acera de Vía Roma, y con esta no», argumenta la concejala de Obras. En cuanto al diseño, como confirmaba este jueves la alcaldesa, Clara Luquero, se ha optado por uno en la línea de los ascensores del parking de Padre Claret, con su exterior acristalado. 

salón. Respecto al proyecto para salvar el desnivel entre la calle San Millán y el paseo del Salón, «los técnicos han empezado a estudiar nuevos modelos», explica Maroto. «En Gascos teníamos claro que la solución era un ascensor y la duda se limitaba a buscarle ubicación, pero este caso es otra historia. No descartamos que toque hacer algún viaje a otra ciudad para conocer mejor otros sistemas, ventajas e inconvenientes, porque igual hay que decidirse por algo completamente distinto». ¿Supone esto retomar la posibilidad de una escalera mecánica que ocupe parte de la convencional? «Bueno, también hay otras opciones, otros modelos, como por ejemplo una especie de cabina que sube por un raíl», responde la concejala. Pero insiste en que la decisión no está tomada, en cualquier caso. 
«Con el proyecto del Salón nos está tocando ir más despacio, pero espero que al menos lo dejemos definido», señala en referencia al poco margen que le queda antes de que se acabe este mandato. En cuanto al proyecto del ascensor urbano de Gascos, si Patrimonio planteara modificaciones «habría que introducirlas, evidentemente», lo cual llevaría cierta demora; pero si le da luz verde tal cual lo ha presentado el Ayuntamiento,«tal vez dé tiempo de sacar el pliego de adjudicación en estos meses para ir avanzando». El proceso administrativo de licitación y adjudicación puede prolongarse cuatro o cinco meses como poco, de modo que el ascensor de Gascos sería una realidad en la primera mitad de 2020; y el remonte del Salón aún podría ajustarse a plazos administrativos parecidos, pero primero toca concretar el proyecto.