La iglesia no vive del aire

Agencias
-

La Conferencia Episcopal Española llama a los fieles a hacer donativos en esta época de pandemia para pagar «el sueldo al cura»

La iglesia no vive del aire - Foto: Álex Zea

La Iglesia no ha resultado inmune al atroz ataque del coronavirus. La enfermedad ha obligado al cierre de los templos y la cancelación de todas las celebraciones religiosas, una medida extrema que ha mermado las arcas de la institución. Tanto es así que la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo ayer un llamamiento a los católicos para que hagan donaciones en esta época de pandemia porque tienen que «pagar el sueldo al cura». «La Iglesia no vive del aire», señaló.
«La principal fuente de financiación de las parroquias tiene que proceder de las aportaciones de los fieles. Son los feligreses los que deben pagar el sueldo al cura, sufragar el coste de las instalaciones, y tienen que colaborar con su esfuerzo y también económicamente. Esa cultura la tenemos que plantear», manifestó el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal.
De acuerdo con las estimaciones de este organismo, antes de la declaración del estado de alarma, la Iglesia recaudaba mensualmente de media unos 20 millones de euros de las colectas ordinarias en las parroquias. Si bien, desde que se inició el confinamiento, se dejaron de celebrar misas con público y no se ha pasado el cepillo.
Según las estimaciones de la CEE, la Iglesia española habría dejado de ingresar en dos meses de pandemia unos 38,4 millones de euros, si se tiene en cuenta que ha dejado de percibir 40 millones.
Por ello, Giménez Barriocanal apuntó que cuando un párroco explica a sus fieles la situación, estos «caen en la cuenta de que la Iglesia no vive del aire» y entienden que hacen falta donaciones para «el mantenimiento de los espacios» o «el sueldo del cura».
Por ello, pidió que más allá de los donativos puntuales, se «comprometan» a donar una cantidad periódicamente a su parroquia, al igual que están suscritos a plataformas de televisión o de música.


Cepillo virtual

Como alternativa al método recaudatorio tradicional, la institución actualizó a mediados de abril su cepillo virtual (el portal www.donoamiiglesia.es, activo desde 2016), gracias al cual ha ingresado 1,6 millones de euros durante la pandemia, una cifra que «todavía está lejos» de la recaudación habitual, según apuntó el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE. De esta forma, faltarían 38,4 millones de euros para llegar a esos 40 millones que se habrían recaudado en dos meses antes de la crisis.
En todo caso, el importe de lo donado en internet se ha multiplicado por 10 durante el estado de alarma, pues si en un mes normal se recolectaba entre 70.000 y 80.000 euros, en abril se obtuvo una suma de 412.000 euros, y en lo que va de mayo, la cifra ha ascendido hasta los 1,1 millones de euros. Además, Giménez Barriocanal prevé que la suma de todo el mes de mayo se eleve hasta los dos millones.
La aspiración de la Iglesia española es que los donativos no dependan de si el católico «va a misa un día» o de si le ha «gustado el sermón» del sacerdote. «Que igual que estoy suscrito a una plataforma de música o de televisión, o a mi periódico, decida que 20, 50 ó 100 euros los voy a destinar a mi parroquia», subrayaron desde la CEE.