UNA COL

Aurelio Martín

Periodista


Tótum revolútum

Una campaña electoral en Semana Santa y, además, antesala de otra, no deja de ser un fenómeno poco habitual que convierte la situación en un tótum revolútum que tiene a los ciudadanos un tanto confundidos, sobre todo, esperando que les llegue un mensaje nítido de los partidos que aún solo van dando bandazos para atraer el máximo posible de posibles votantes, muchos deseando tener unos días de descanso o de recogimiento y participación en actos religiosos. Uno de los derechos que nos concede la Constitución es que, respetando los derechos de los demás, cada uno haga lo que estime conveniente.       
Han pasado cuarenta años de Carta Magna y las campañas electorales han cambiado muy poco, solo se han reducido los mítines, sobre todo los espacios, para que no queden huecos vacíos, y se sigue trasladando el peso fuerte a la televisión, a la vez que los canutazos a los periodistas a pie de calle se convierten en descalificaciones y en lanzar globos sonda a ver quién compra. Efímeros titulares. 
En Segovia aún es más palpable esa mezcla de candidatos entre municipales y aspirantes a las Cortes Generales, de visitas a los barrios todos juntos, aunque hay quien quiere dejar claro lo que toca ahora, como ocurre en el PP, y corta de la foto al aspirante a la Alcaldía, Pablo Pérez. Esa herida sigue sin cerrarse entre los populares, que tampoco ocultan la situación, donde hay un cierto nerviosismo, también evidente, ‘in crescendo’. Hay un vídeo muy revelador en el que la presidenta provincial, Paloma Sanz, cabeza de lista del Senado, mira a Pérez con cara de pocos amigos, sin cortarse.   
Entretanto, los miembros del Ejecutivo de Pedro Sánchez  desfilan por la antigua cárcel, que se ha convertido en el centro de referencia de la política municipal de la alcaldesa Clara Luquero,  a quien le ha saltado del barco uno de sus fichajes estrella – las ciudades pequeñas son propicias para que venza la presión sobre la razón–. Una figura como Machado y su relación con Segovia bien se merece haberla acercado más al centro, al menos en su lado cultural y poético,  sin que el tema de la memoria se fije casi de forma exclusiva como eje del debate político, ahora también acompañado por la entrega de medallas y condecoraciones. La realidad dice que hay ciudadanos que necesitan respuestas a sus problemas cotidianos con el consistorio. 
Si a nivel parlamentario la incertidumbre es alta, sobre todo después de las votaciones, no lo es menor en lo local, donde un partido que aparecía en ascenso como Ciudadanos está dando tumbos con otro enfrentamiento, cuyo final está por ver, aunque los principales dirigentes provinciales ya se han colocado y quien ejercía como portavoz municipal, María José García Orejana, se mueve impulsada por la inexperiencia y ni siquiera es capaz de vender las aportaciones que haya podido hacer en beneficio de la ciudad. 
Volviendo a lo que nos ocupa, los tres escaños del Congreso, según el CIS, se van a repartir entre el PP, PSOE – que ganaría las elecciones - y Ciudadanos, crecen los nervios, más si se cumple y se refleja en mayo…