La Comunidad pide que otras 42 zonas de salud pasen a fase 1

SPC
-

La propuesta incorpora la comarca del Bierzo (León) con once áreas

Verónica Casado. - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León solicitó al Ministerio de Sanidad que 42 nuevas zonas básicas de salud, con una población de 225.657 personas, pasen el próximo lunes, 18 de mayo, a la fase 1 del plan de ‘descalada’ del confinamiento o de transición a la nueva normalidad, tras el impacto del coronavirus. Se trata de áreas rurales en su mayoría, e incluye once áreas de la comarca del Bierzo (León), como informa Ical.

En la comparecencia telemática, posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, informó de la propuesta remitida a Sanidad para avanzar en la ‘desescalada’, que ya iniciaron este lunes 26 zonas básicas de salud, tras quedarse fuera 14. 

Los responsables del Ministerio de Sanidad y de la Junta analizaron anoche la propuesta remitida por la Comunidad en un encuentro bilateral que transcurrió en tono “distendido”, según la titular de Sanidad, que explicó que se repasaron los datos y planteamientos de la estrategia de la Junta, que recalcó combina “prudencia” y “flexibilidad”. Además, se puso de manifiesto -dijo- la importancia de la Atención Primaria, por ser la “puerta de entrada” al sistema.

Verónica Casado informó que las zonas elegidas son en Ávila, tres zonas y 6.834 personas; Burgos, cinco y 11.619; León, tres zonas y 12.621 habitantes; El Bierzo, once zonas -cuatro de ellas urbanas- y 129.262 personas; Palencia, cuatro y 20.758; Salamanca, seis y 19.507; Segovia, dos y 5.125; Soria, dos y 5.599; Valladolid Oeste, tres y 6.302; y Zamora, tres zonas básicas y 8.030 habitantes.

Igea añadió que en Ávila son Madrigal de las Altas Torres, Molbertrán y San Pedro del Arroyo; en Burgos, Huerta del Rey, Melgar de Fernamental, Valle de Tobalina, Valle de Valdebezana y Roa de Duero; en León, Mansillas de las Mulas, Sahagún y Valderas, y en el Bierzo, Ponferrada, Bembibre, Cacabelos, Fabero, Puente Domingo Flórez, Toreno, Villafranca del Bierzo y Villablino.

En Palencia se proponen para pasar a la fase 1 Cervera de Pisuerga, Guardo, Paredes de Nava y Villamuriel de Cerrato; en Salamanca, Fuenteguinaldo, Peñaranda de Bracamomente, Fuentes de Oñoro, Calzada de Valdunciel, Cantalapiedra y Matilla de los Caños; en Segovia, Sepúlveda y Navafría; en Soria, Berlanga de Duero y Ólvega; en Valladolid Oeste, Mota del Marqués, Villafrechós y Villalón de Campos, y en Zamora, Camarzana de Tera, Villarrín y Mombuey. 

El vicepresidente pidió “perdón” por la forma en que se dirigió ayer la Junta a algunos alcaldes que reconoció recibieron numerosas notificaciones. Por ello, admitió que tratarán de comunicarse con ellos con menos premura y advirtió ante la queja del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que no se pone en contacto con la Junta, ni con él , que añadió lo tiene “bloqueado”.

Objetividad

En la misma línea, el vicepresidente pidió al Ministerio que analice con “objetividad” la propuesta de Castilla y León, pero consideró “muy positiva” la reunión y destacó que se elogió el trabajo de la Consejería de Sanidad, que remarcó está “muy bien valorado” en el Gobierno por sus resultados. “Hay que mejorar, vamos a mejorar los resultados, vamos a avanzar”, añadió, pero evitó dar fechas.

Además, el portavoz de la Junta se dirigió a los ciudadanos que se va a completar el “puzzle” de la ‘desescalada’, que aseguró va a estar pintado de verde en “pocas semanas”. “No vamos a correr”, dijo porque recordó que en cada zona hay seres humanos y que la responsabilidad de la Junta es intentar que los máximos posibles alcancen el final del proceso.

De hecho, el portavoz de la Junta avanzó que si la evolución se mantiene en 15 días, la Junta propondrá ya áreas de salud y provincias completas, incluidas ciudades, pero para ello señaló que la estrategia será “seguir a los números”. Por ello, destacó que El Bierzo y Laciana avanzan por que cumplen los criterios y por la situación del Hospital de la comarca. Por ello, se dirigió al alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y al resto para que se esfuercen en el cumplimiento de las medidas de restricción para poder cambiar de fase.

A pesar de las demandas para ir más deprisa, el vicepresidente de la Junta destacó que están “convencidos” y “agradecidos” del apoyo de la sociedad civil y recordó que los profesionales sanitarios saben que serán ellos los primeros que sufrirán si se da un traspiés. Al igual, la consejera pidió “cautela” y pidió evitar los “botellones” y las reuniones y que no se acuda a los centros de salud, aunque se entre en la fase 1. 

“Muchas personas y alcaldes tienen prisa”, dijo Verónica Casado, que añadió que “la única competición es contra el coronavirus”, a su juicio el único al que hay que combatir. “Pedimos paciencia, pedimos cautela”, aunque admitió que con los datos se puede “ir más rápido”. 

Criterios

La titular de Sanidad insistió en que en esta ocasión los criterios aplicados para hacer la propuesta son epidemiólogos y sanitarios, a partir de la incidencia acumulada a partir de pruebas PCR positivas en los últimos 14 días, con un resultado igual o menor de tres por cada 10.000 habitantes, o de uno en siete días. Además, se valoró la capacidad de practicar pruebas moleculares por casos sospechosos -dos o más por caso-.

A estos, añadió Verónica Casado, se añaden otros como los profesionales habilitados para hacer vigilancia epidemiológica, los protocolos de formación sobre registro y rastreo de casos y planes de manejo de personas en residencias, junto a un volumen suficiente de material de protección. Además, agregó otros indicadores como las camas para hospitalizaciones y de unidades para críticos. 

La consejera señaló que la realización de PCR se seguirá trabajando en red para ayudar a los hospitales si en un momento dado no puede analizar las muestras, que deben ser tomadas en las primeras 24 horas. Además, señaló que se ha establecido el sistema de transporte porque reconoció es uno de los asuntos “clave” para la desescalada. También garantizó que habrá el número de profesionales necesarios para estas tareas.

“Nos aterrorizan los repuntes”, dijo Verónica Casado, quien apeló a la responsabilidad individual, pero también a la percepción sobre la importancia en la salud propia y de los demás.