Leonor de Borbón brilla en su debut como Princesa de Asturias

Agencias
-

La heredera de la corona se compromete a "servir a España y a los españoles" en su primer discurso oficial. El Rey dedica en su intervención palabras de cariño a su hija y remarca que la Casa Real debe ser una referencia para el país

La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón, ha pronunciado este viernes su primer discurso con motivo de la ceremonia de entrega de los premios que llevan su nombre. Tras recordar que su madre, la Reina Letizia nació en el Principado y que ella lleva "sangre asturiana", Leonor de Borbón ha comentado que se siente "muy honrada" con llevar el título de Princesa de Asturias. 
"Es un título que me compromete con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a todos los españoles", ha indicado, revelando que en su casa las palabras España y Asturias siempre están unidas "con la misma fuerza con que las ha unido la historia", ha afirmado en su primer discurso público. 
"Este momento será inolvidable para mí", ha reconocido, en un emotivo discurso en el Teatro Campoamor de Oviedo. La Princesa, que cuenta con 13 años, ha recordado que su padre, el Rey Felipe VI, intervino en el mismo escenario a su misma edad y se unió a sus palabras cuando dijo que llevará ese día en lo más profundo de su corazón. 
"Hoy es un día muy importante en mi vida que he esperado con mucha ilusión. Desde muy pequeña he visto el cariño y la emoción con que mis padres, Sus Majestades los Reyes, vienen cada año al Principado para presidir esta ceremonia y vivir todo lo que sucede en esta tierra durante los días de nuestros premios. Esto ya es motivo suficiente para que hoy me sienta muy feliz por estar aquí", ha explicado. 
Ha relatado a los presentes que sus padres siempre les han hablado, a ella y a su hermana la Infanta Sofía, de Asturias, de su cultura, historia y tradiciones, además de su naturaleza. "Pero, sobre todo, nos han enseñado a querer y admirar a los asturianos", ha comentado, recordando una visita que realizaron a Covadonga hace un año. 
También ha querido agradecer a la Fundación Princesa de Asturias su trabajo y ha felicitado a los premiados de la presente edición. "Vuestras obras nos recuerdan que hay millones de personas que piensan y actúan para que el mundo sea mejor", ha resaltado. Leonor de Borbón ha utilizado los minutos en los que ha intervenido para dar las gracias a su abuela, la Reina Sofía. "Ella sabe lo importante que para mí es su presencia en esta ceremonia, que significa tanto para Asturias y para toda España". 
La Princesa ha pronunciado su discurso desde la mesa presidencial en la que se sentaban sus padres, su hermana, el presidente asturiano, Adrián Barbón, y el presidente de la Fundación. Además de los cientos de invitados han sido testigos directos del momento histórico de Doña Leonor la novelista y feminista Siri Hustved (Premio de las Letras), el matemático Salman Khan (Cooperación Internacional), el dramaturgo Peter Brook (Artes), las biólogas Joanne Chory y Sandra Díaz (Investigación), el sociólogo Alejandro Portes (Ciencias Sociales), la esquiadora Lindsey Vonn (Deportes), la alcaldesa de Gdansk (Concordia) y los responsables del Museo del Prado (Humanidades).

 

El Rey se centra en el papel constitucional de la Corona

El Rey Felipe ha trasladado este viernes a la Princesa Leonor el compromiso "personal e institucional" que tiene con España como heredera de la Corona, que debe ser "día a día una referencia de servicio" al país en un mundo en el que "inevitablemente" encontrará "desencuentros e incertidumbres".
Don Felipe se ha dirigido a la heredera de la Corona para recordarle que la "obligación" de servir a España y a los españoles debe ser "el mayor orgullo y el máximo honor" que pueda alcanzar y para pedirle que siempre actúe "con el ánimo esperanzado, con coraje y con valentía; creciendo en responsabilidad, en bondad y en ejemplaridad".
Don Felipe ha querido reforzar la trascendencia institucional que representa la presencia de la Princesa en Oviedo al subrayar que esta celebración solemne es muestra de "ese compromiso con los españoles" que deberá "renovar permanentemente con dedicación, espíritu de servicio, lealtad y responsabilidad".
"Siempre con humildad", ha continuado el Rey, Doña Leonor deberá ser consiente de su posición institucional y hacer de la Corona "día a día una referencia de servicio" al país porque "eso es lo que de ella esperan nuestros ciudadanos".
Como ya hiciera cuando el pasado año le entregó el Toisón de Oro, don Felipe ha vuelto a aconsejar a su hija, que el próximo 31 de octubre cumplirá 14 años, que ame la cultura, las artes y las ciencias porque aportan "la dimensión humana para ser mejores y para ayudar a progresar a nuestra sociedad".
Por ello, ha expresado su deseo de que, a partir de ahora, las obras de los galardonados con los Premios Princesa de Asturias "jalonen" su vida "con referencias profundas y duraderas de cultura, conocimiento, valores e inspiración intelectual", en un mundo en el que "inevitablemente" tendrá que vivir "desencuentros e incertidumbres", le ha advertido.
Sin embargo, el Rey ha querido transmitir a la Princesa; a su hermana, la Infanta Sofía, también presente en la ceremonia, y a toda su generación un mensaje de "confianza" dado que los galardonados ayudan a renovar con su gran ejemplo, su extraordinaria obra, su entrega a las causas más nobles y su amor por la solidaridad y por la libertad.
El Rey ha afirmado saber lo que hoy ha sentido su hija al rememorar los sentimientos de "responsabilidad, emoción y también nervios, muchos nervios", pero "sobre todo, mucha, muchísima ilusión", que él mismo tuvo cuando en 1981, y también a la edad de 13 años, pronunció su primer discurso en el mismo escenario.
Sin hacer referencia a otras cuestiones de actualidad, tampoco a la situación de Cataluña, Don Felipe ha centrado su discurso en alabar el trabajo de los galardonados, pero especialmente en reforzar, 38 años después de aquel día, el valor institucional de la presencia de la heredera de la Corona en la ceremonia.