ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Llegó la primavera

No les voy a pedir que sean tan osados de salir a la calle a comprobarlo. Les puede costar una multa o un disgusto. Pueden mirar el cielo desde sus ventanas. O abrir el periódico y descubrir que la vida no se ha esfumado de repente. En sus páginas seguirán encontrando historias que merecen la pena. De las que protagonizan héroes de carne y huesos; sin capas, pero en muchos casos con uniforme. Nos cuentan el esfuerzo que están realizando miles de personas para que su ciudad no se pare definitivamente en plena alerta. Pienso en los profesionales sanitarios, desbordados estos días por el ingreso masivo de infectados en los hospitales. No me olvido de las fuerzas de seguridad del estado, que nos mantienen a raya para evitar que con nuestro innato libre albedrío sigamos propagando el virus. Ni en los trabajadores municipales, que deben seguir atendiendo los servicios públicos. En primera línea de batalla también están los dueños y empleados de esos negocios que deben seguir con la persiana subida para que no muramos de inanición, o de pena. No quiero olvidarme de los quiosqueros, de los vendedores de prensa. Ellos son nuestros embajadores ante todos ustedes. Los que les dan los buenos días y el diario. Son algo más, aunque no lo pretendan; son los guardianes de un derecho constitucional, el que tenemos todos los españoles a la información. A saber qué pasa y por tanto a formar una opinión crítica ante lo qué pasa.

Mañana cumpliremos una semana en estado de alarma. Siete días que se nos han hecho eternos. Siete días menos para abandonar esta distopía. Este guion escrito por alguna mente maquiavélica que en meses será material de primera para una serie de Netflix. Cuando llegue ese momento tendremos que volver a la calle. A pagar a familiares y amigos todos esos abrazos que les debemos.Y por supuesto, a disfrutar de la primavera.