Trump amenaza 5 millones de exportaciones segovianas a EEUU

Nacho Sáez
-

Los aranceles anunciados por el presidente de Estados Unidos suscitan la preocupación de las empresas de Segovia.

Trabajadores en la vendimia que se lleva a cabo en estas fechas. - Foto: Sara Muniosguren

Las exportaciones de productos segovianos con destino a Estados Unidos llegaron a crecer en esta última década un 420 por ciento. Ahora su facturación se sitúa en torno a cinco millones de euros y, aunque apenas representan el 1,57 por ciento del comercio exterior de la provincia, casi medio centenar de empresas tienen presencia en este mercado y algunas de ellas están decididas a doblar su apuesta. Unos planes que, sin embargo, podrían verse truncados por los nuevos aranceles anunciados por el presidente de EEUU, Donald Trump, para los productos europeos, que en España afectarían sobre todo a aceites, vino, jamón y quesos como el de Moncedillo.

Esta quesería artesanal de Cedillo de la Torre dio el salto a la tierra prometida hace muy pocos meses de la mano de la distribuidora Rogers Collection, que ha situado por toda la costa este sus productos elaborados con leche de oveja y diferentes maduraciones y sin conservantes, estabilizantes, fungicidas en corteza y aditivos artificiales. Cada mes y medio, Joaquín Manchado y los dos trabajadores con los que cuenta envían al otro lado del charco ochenta kilos. «Hemos puesto la semilla con una cantidad relativamente pequeña, pero ahora nos encontramos con esta restricción», se lamenta Manchado, que espera que «la diplomacia lo arregle». «Es que nos estamos viendo involucradas un montón de pequeñas empresas que ni pinchamos ni cortamos en estas guerras comerciales», recuerda.

Catapultado a la internacionalización a través de sus visitas a la Fancy Food –una de las ferias agroalimentarias más importantes de EEUU–, el gerente de Moncedillo es consciente del carácter voluble del queso en el mercado («Es un elemento caprichoso. Los consumidores se enamoran de un queso hoy y de otro mañana»), pero quiere dar continuidad a su expansión. «Queremos llegar a Francia e Italia y multiplicar aproxidamente por diez nuestras ventas en EEUU, aunque sin una previsión exacta», indica el propio Manchado.

Joaquín Manchado, socio y gerente de Moncedillo.Joaquín Manchado, socio y gerente de Moncedillo. - Foto: DS

Por tres o por cuatro espera hacerlo, mientras, Herrero Bodega, que actualmente exporta al año allí alrededor de 16.000 botellas de vino, otro de los productos que planea gravar Trump. «Estamos esforzándonos mucho para que no sólo los vinos franceses sean considerados de calidad sino también los españoles, los italianos o los portugueses, y ahora pasa esto. Pero intento ser positivo porque lo que sacamos es un producto de calidad al que no creo que vaya a renunciar el consumidor al que vamos dirigido y porque al final el mercado se reajusta», reflexiona Juan Herrero, uno de los socios de esta bodega familiar de Nieva dedicada al verdejo.

Hace un lustro que los Herrero posaron su mirada en EEUU («Porque el verdejo casa muy bien con los gustos de los americanos») y, aunque este área sólo representa el tres por ciento de su comercialización, se encuentran decididos a invertir en su crecimiento a través de una consolidación de su cuota de mercado en la costa este y de un desembarco en la oeste. «Pagamos justos por pecadores», se queja Juan al referirse a esa guerra comercial que mantienen EEUU, Europa, Rusia y China.

Las empresas segovianas exportan productos al mundo por valor de 320 millones de euros, según los datos que ofrece el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Un músculo que se nutre principalmente de la industria agroalimentaria, tal y como ha subrayado la Federación Empresarial Segoviana (FES), que ha pedido al Gobierno y a la Unión Europea «la máxima colaboración y esfuerzo para evitar la imposición de aranceles por parte de EEUU». «Las cuotas de venta no son fáciles de lograr y previamente llevan aparejada una labor comercial muy grande en la que las empresas invierten muchos recursos», remarca a su vez el presidente de la Cámara de Comercio de Segovia, Pedro Palomo, que hace hincapié en que «no es fácil adaptarse a que te cambien las reglas de repente».

Los hermanos Herrero, Javier, Pepe y Juan, responsables de Herrero Bodega.Los hermanos Herrero, Javier, Pepe y Juan, responsables de Herrero Bodega. - Foto: DS

La incertidumbre generada también alcanza a Monte Nevado, a pesar de que parece que en principio el jamón curado se librará de los aranceles. «Ellos no tienen un producto parecido porque hacen uno muy poco curado que utilizan para cocinar. Lo más parecido sería el codillo», señala su director de Marketing y Comunicación, José María de la Fuente. En su opinión, el mercado estadounidense tiene peculiaridades que le hacen diferente a otros: «El consumidor te pide que cortes la pezuña porque le da reparo».

Para esta empresa de Carbonero el Mayor, EEUU ocupa «el tercer o cuarto puesto» por importancia entre los destinos de sus exportaciones, pero el año pasado facturaron 2,8 millones con un crecimiento del 43,20 por ciento. Lograron introducirse en 2006 y durante varios años fueron una de las pocas empresas con la homologación necesaria para comercializar jamones. Ahora lo han conseguido otras, aunque quizás ya no lo puedan rentabilizar.