El Madrid sufre y el Barça flojea

Agencias
-
El Madrid sufre y el Barça flojea - Foto: JAVIER LIZÓN

Los blancos sufren en el último cuarto para completar la victoria ante el Panathinaikos (75-72) mientras que los azulgranas reciben un duro castigo en Turquía contra el Anadolu Efes (75-68)

El Real Madrid ha dado el primer paso hacia la Final Four de la Euroliga poniendo el 1-0 en la serie contra Panathinaikos, con una victoria por 75-72 en el WiZink Center. 
El cuadro merengue cumplió con lo suyo, un acierto notable y una defensa de play-off, que además fue la chispa de muchos ataques. Campazzo asumió el rol que le exige la ausencia de Llull, Taylor anotó 11 puntos en el primer cuarto (tres triples), y Rudy peleó y ganó el rebote junto a Tavares (21-17). 

Pese a que el Madrid se fue ganando al descanso (43-35), en el segundo acto, el conjunto heleno logró volver al partido gracias a Thomas, Papapetrou y Calathes que metía los triples a placer, dando la primera renta griega al marcador (64-69). El club blanco sudó para recuperar el mando, pero con el regreso a pista de Tavares, Rudy y ‘Facu’ lo lograron a falta de un minuto para dar la victoria a un Madrid que golpea primero.

 

Por su parte, el Barça Lassa ha perdido en el primer partido de su play-off ante el Anadolu Efes (75-68) en una noche en la que Micic hizo de Larkin y lideró a los suyos a un primer triunfo que hará que los culés tengan más presión el viernes, de cara a poder recuperar el factor pista. 
Salió en tromba el equipo turco, cogiendo muy rápido una renta de 13 puntos (24-11) con un triple de Micic, que estuvo imparable en el tiro y metiendo el miedo en el cuerpo al rival. El Barça mejoró su defensa en un segundo cuarto que se llevó, y llegó con ciertas opciones al momento clave. Pese a un mal día en el tiro (26% en triples) el equipo se puso con 71-66 a falta de 2:10 para el final. 
Fue el único momento en que fallaron las muñecas de los locales, donde hasta los pívots Tibor Pleiss y Bryan Dunston metieron un triple cada uno, y los catalanes se acercaron. Llegaron los nervios, pero un triple rápido fallado por Blazic y una buena canasta de Micic evitaron la remontada blaugrana.