La Policía Local patrulla con coches de hasta casi 20 años

D. A.
-

Los seis vehículos nuevos que se incorporarán a su flota en los próximos meses serán los primeros que se estrenen desde 2015. Los sindicatos ven «más talante» en el Gobierno municipal, pero «después de acumular muchos años sin inversiones»

La Policía Local patrulla con coches de hasta casi 20 años

La Policía Local de Segovia no estrena un coche patrulla desde abril de 2015, fecha en que se incorporó uno que ya ha superado los 214.000 kilómetros. Los otros tres menos viejos son de enero de 2014 y, redondeando, acumulan entre 80.000 y 130.000 kilómetros. Puede llamar la atención el contraste entre el uso de unos y otros, algo que depende de las rutinas de trabajo de la sección a la que estén asignados, pero el rodaje de todos ya es importante, teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de los recorridos son en ciudad, en marchas cortas y con las peculiaridades del entramado viario de Segovia. Y aun así estos cuatro son los menos viejos. De hecho, el más veterano de los 17 que integran la flota cumplirá 20 años en marzo, si es que no se da de baja antes, y los hay que ya superan los 300.000 kilómetros.

Cierto es, por otro lado, que el Ayuntamiento inició hace meses los trámites para la adquisición de seis vehículos nuevos con un presupuesto de 144.919 euros, IVA incluido. El proceso se encuentra en fase de licitación: esta semana terminaba el plazo para que las empresas interesadas en suministrar los vehículos presentaran sus ofertas, así que, suponiendo que la Mesa de Contratación decida en próximas semanas la propuesta ganadora y resuelva así la adjudicación provisional, la firma del contrato se produciría en enero en el mejor de los casos (si hubiera recurso de alguna empresa habría mayor demora). Y además, las bases del concurso establecen que la adjudicataria tendrá un plazo máximo de dos meses para preparar y entregar los nuevos coches, por lo que tampoco sería de extrañar que tocara esperar como mínimo a marzo.

Hasta entonces tocará sobrellevar por tanto las extraordinaria precariedad de una flota que no verá solucionados todos tus problemas con seis coches nuevos, pero al menos se paliará la situación. Así se valora desde los sindicatos, que llevan años advirtiendo del creciente deterioro de su parque móvil, aunque es la tramitación de este concurso lo que permite ahora poner negro sobre blanco, con datos objetivos por encima de opiniones, el estado de la flota por antigüedad y kilometraje. 

La Policía Local patrulla con coches de hasta casi 20 añosLa Policía Local patrulla con coches de hasta casi 20 años - Foto: Rosa Blanco

Datos oficiales de kilómetros y antigüedad de la flota. El documento redactado como ‘informe y memoria justificativa’ de la compra de estos seis coches recoge que el objetivo del Ayuntamiento es «ir renovando progresivamente el parque móvil de vehículos patrulla del servicio de Policía Local, con más de 10 años de antigüedad y 250.000 kilómetros, y así poder dar de baja los vehículos más antiguos, que generan un importante gasto en reparaciones». «El parque móvil de Policía Local en la actualidad lo conforman un total de diecisiete vehículos patrulla, tres de los cuales son propiedad de la Dirección General de Tráfico», según se añade, si bien uno de ellos ya se tuvo que dar de baja «recientemente» tras romperse su motor durante un servicio camino de Fuentemilanos.

En el informe se detalla la antigüedad y los kilómetros recorridos por cada uno de estos 17 vehículos. El más antiguo es el citado de marzo de 2000, pero no el más rodado porque cuando se hizo el recuento estaba en 205.000 kilómetros. De enero de 2002 es otro coche patrulla que suma 255.678, pero los que más veces han dado la vuelta a la ciudad son tres estrenados en julio de 2010 que, en el momento en que se hizo este informe, firmado por el inspector de Régimen Interior de la Policía Local con fecha del 17 de octubre, contabilizaban 308.333, 302.325 y 322.622 kilómetros.

No obstante, en la misma documentación se indica que la idea es empezar a renovar la flota «con los vehículos que, según constan en la tabla, tienen una antigüedad superior a trece años», y resulta que hay justo seis en esa situación. Es decir, que si se aplica ese criterio tal cual, los tres que ya superaron los 300.000 kilómetros, al estar matriculados en 2010, seguirían rodando camino de los 400.000 e incluso más, dado que los siguientes vehículos que se adquieran no llegarían hasta finales de 2020 o ya en 2021, como mínimo.

Los seis nuevos, por cierto, está previsto que sean diésel, lo cual ya suscitaba críticas semanas atrás por parte de Ciudadanos, que sugería haber apostado por «vehículos híbridos o de cero emisiones».

Por otra parte, el Ayuntamiento también está llevando a cabo reformas en el cuartel por valor de casi 12.000 euros, con obras tan básicas como aislar los váteres de los vestuarios, donde se crearán ventanas, aparte de arreglos en la cubierta. Asimismo, el pasado 14 de noviembre aprobaba una modificación presupuestaria por la que se han detraído 60.000 euros de partidas de ‘pavimentación de vías públicas’ y ‘maquinaria, instalaciones técnicas y utillaje’ para costear material para la Policía Local. En concreto, un radar móvil, un sonómetro, test de drogas y un lector de chip de animales.

«Mejor talante». Los sindicatos con representación en la Policía Local, consultados por El Día en conversaciones por separado, coinciden en apreciar «mejor talante» del equipo de Gobierno en este mandato, después de que el anterior resultara especialmente conflictivo por esa falta de inversiones. «La actitud está siendo bien distinta a pesar de que sigue gobernando el mismo partido (PSOE)», destaca Ismael Concepción, del SPPM. Valora por ejemplo que en el último pleno se tramitaran mejoras retributivas ya preacordadas en lo básico en 2018 (la Policía Local de Segovia tenía entonces los sueldos mínimos más bajos de todas las capitales de la región) y también que se estén llevando a cabo obras en el cuartel, «aunque no se vayan a resolver sus deficiencias por completo», matiza. De hecho, cita que el aparato de aire acondicionado con el que se climatiza la oficina de atestados «es muy viejo y no funciona desde hace tiempo». «Dejando la puerta abierta entra algo de calor desde otras dependencias, pero ahora que ha llegado el frío, con una ventana de madera y sin ni siquiera una cortinilla que corte el aire, eso se hace insoportable, y más siendo una oficina de atención al público», añade.

Sobre el deterioro del parque móvil de la Policía Local, el delegado de SPPM lamenta «que nunca haya habido una planificación real de inversiones». «No vamos a discutir si la vida útil de un vehículo debe estar en 250.000 kilómetros, en 300.000 o en los que sea, pero nuestro servicio funciona de tal manera que podemos saber con mucha antelación en qué mes de qué año alcanza cada vehículo el tope que se pudiera fijar», por lo que «bastaría prácticamente con incorporar uno al año para no tener que comprar seis de golpe que ni siquiera van a permitir tener una flota en condiciones óptimas, porque el déficit acumulado es demasiado grande», continúa Concepción. De ahí que "muchos" de los vehículos "visitan frecuentemente el taller, lo cual se traduce en que siempre hay alguno averiado", e incluso "hay servicios de patrulla a pie por falta de vehículos".

Y la situación del parque de motos «es aún peor porque la mitad no suelen estar disponibles», afirma. En total hay 19, «pero las averías son muy frecuentes», apunta también Ángel González, delegado de CSIF. Y advierte que, «viendo lo que se tarda en tramitar la compra de los coches (el proceso administrativo empezó a mediados de año), debería empezar a tramitarse con urgencia la de las motos porque habría que cambiarlas todas, comprar una furgoneta de atestados e intentar que todo esto llegara antes de 2021». El delegado de SPPM añade que tres motos están sin ITV y "una de ellas sin seguro y para desguace", aparte de que entre las demás también las hay "sin sirenas o sin luces de emergencia y acumulando desperfectos". 

En la flota de motos hay ocho eléctricas que se incorporaron al servicio en 2013, «pero no se compraron nuevas, sino que ya tenían 2.000 o 3.000 kilómetros, y además no han dado resultado», señala el delegado del CSIF. «Hay una que con nosotros no habrá podido hacer ni 500 kilómetros», subraya. Se paran con frecuencia sin previo aviso y su autonomía es muy corta, de 10 a 30 kilómetros. Y respecto a la única furgoneta de atestados que tienen, «la cedió la DGT y falla mucho desde hace tiempo».

En cuanto al material cuya compra se ha tramitado este mes, el delegado de CSIF recuerda que la Policía Local sólo tiene un radar que también lo cedió la DGT y, cuando no ha podido usarse por tener que pasar una verificación o por otras circunstancias, asegura que se ha optado por pedir uno prestado a otra Policía Local de Castilla y León. De sonómetros tampoco van sobrados: «Sólo tenemos uno», dice el delegado de SPPM. Además, "cuando está caducado (por tener que pasar revisión), con memoria llena o averiado, no se pueden realizar mediciones". Y en cuanto a los test de drogas, los representantes de ambos sindicatos aseguran que a menudo les ha tocado llamar a la Guardia Civil para que hiciera tales pruebas o «dosificar» su uso para no quedarse desabastecidos. "Como se agotaban y luego tardaban en tramitar los pedidos, eso ocasionó que estuviéramos sin test en varias ocasiones", señala el delegado de SPPM. "Eso ocasionó que estuviéramos sin test en varias ocasiones", aunque "ahora se intenta que eso no ocurra y pedir antes de que se agoten las existencias", matiza.

Por otro lado, ya vienen de lejos las quejas de los agentes por los equipos de transmisión (sistema de radiocomunicación digital) que se incorporaron en marzo de 2015 «y no han funcionado en condiciones desde el primer día», lamenta el delegado de CSIF. «El Ayuntamiento los compró por renting por más de 450.000 euros con opción de compra a los cuatro años por unos 20.000 euros más, aproximadamente, y les hemos pedido que por favor no los compren porque, aunque parezca poco dinero, después habrá que pagar el mantenimiento, y en la práctica funcionan tres días y fallan cuatro. Los equipos no te abren la comunicación, o cuando te la abren no eres capaz de entender lo que te transmiten, es que es así», añade.

En la misma línea está Juan Manuel Yagüe, de UGT. «Aparte de la falta de ventilación y las humedades del cuartel, o el hecho de que los coches y las motos estén más que viejos, lo de las transmisiones es serio porque a pesar de que llevan pocos años no han funcionado bien nunca», sostiene. «A los agentes les preocupa que fallen en un momento en que deban pedir ayuda. En los barrios incorporados no hay ni cobertura y muchas veces han tenido que recurrir a sus móviles personales».

Nuevas inversiones. La concejala de Policía,Raquel de Frutos, sin embargo, resta importancia a esos fallos en el sistema de comunicación:«Es cierto que los ha habido, pero a fecha de hoy no están dando problemas.Siempre puede haber algún desajuste y cuando se producen se llama a la empresa de mantenimiento» .Es decir, que no hay previsión de cambios en ese aspecto.

Sí que se prevé que los haya a partir de 2020 en la flota de motos: «Somos conscientes de que hay que hacer una renovación y esperamos cambiar todas este mandato», empezando por la adquisición de cinco nuevas con cargo al presupuesto del próximo año.«También se tramitará en 2020 la compra de más coches y de una furgoneta de atestados», asegura, y confía en que el material cuya adquisición se aprobó este mes llegue antes de acabar 2019. 

El nuevo radar móvil no sustituirá al actual de la DGT, así que la Policía Local tendrá dos y ganará capacidad para hacer más controles, igual que el sonómetro también se sumará al que está operativo. Y aparte, la concejala de Policía Local añade que entre los próximos planes de compra de material habrá otros 20 chalecos antibalas. «Es cierto que ha habido carencias, pero estamos intentando resolverlas para facilitar el buen hacer que siempre ha caracterizado a la Policía Local, que desarrolla una tarea que no siempre se ve reconocida por el ciudadano y que va mucho más allá de poner multas», incide De Frutos. Y en resumen, nuevas inversiones para ir paliando esas carencias, estar a la altura del discurso y acercarse a la dotación de medios que requiere un servicio clave para la ciudad.