Luz verde a la caza de conejos y jabalíes por dañar cultivos

SPC
-

La instrucción de la Consejería de Medio Ambiente, que limita la actividad al control poblacional, queda abierta a posibles modificaciones y ampliaciones a otros animales si son causante de desperfectos

Imagen de archivo de los daños provocados por los conejos en un municipio palentino. - Foto: Óscar Navarro

La Consejería de Medio Ambiente lanzó ayer una instrucción que permite la caza para el control poblacional de jabalíes y conejos, justificada ante el daño que estas especies están causando en cultivos en el último mes y medio, sobre todo desde que se decretara el estado de alarma y el confinamiento, lo que ha motivado la expansión de los animales silvestres más allá de sus zonas habituales de confort ante la ausencia de humanos.
Este trámite administrativo vio la luz al enviarlo la Consejería a sus servicios territoriales, que tienen delegada la competencia de los controles, y otorguen las pertinentes autorizaciones, siempre de acuerdo con el estado de alarma. 
Aún así, con esta instrucción, la actividad cinegética durante el estado de alarma está restringida a las dos especies que más daño «pueden hacer», el jabalí y conejo, si bien queda abierta a modificaciones futuras y ampliación de animales, según relató a la agencia Ical el director general de Medio Natural, José Ángel Arranz.
Una de las novedades, prosiguió, es que cuando exista una solicitud en una zona concreta por daños en cultivos agrícolas y ganaderos, incluso en zonas con daños «contrastados históricamente», será el personal de campo de la Consejería el que haga una comprobación in situ de ese daño para justificar la caza. «Deberán asegurarse y que realmente esa zona no puede esperar a que termine el periodo de alerta», especificó el director general.
Otra de las condiciones son las modalidades de caza, que tienen en cuenta lógicamente las restricciones por el estado de alarma. Para empezar, deberán realizar las batidas los cazadores que residen «más próximos a esas parcelas, con la autorización de los propietarios». Para jabalíes, solo podrá acudir una única persona, en aguardas o esperas, y para el conejo, se permiten dos, que son necesarias para la colocación de las redes y el hurón.
Competencia

El departamento dirigido por Juan Carlos Suárez-Quiñones realizó recientemente una consulta al respecto a la Delegación del Gobierno y después de que el Ejecutivo central emitiera una nota en la que dejaba en manos de las comunidades esta competencia para controles sobre población de algunas de estas especies, que en los últimos meses han alcanzado niveles de superpoblación. «Es necesaria una regulación en el marco del estado de alarma, porque incluso se están registrando situación de riesgo», sostuvieron a Ical fuentes de la Consejería, que matizaron que estas medidas se desarrollarán con criterios que se adaptan a la protección establecida en el estado de alarma.
La carta enviada por el Gobierno a las comunidades señala que el mantenimiento de la caza, en el contexto del estado de alarma, «tiene como finalidad evitar el riesgo de propagación de enfermedades animales, así como prevenir los daños que pueden ocasionar las diferentes especies de animales silvestres a las producciones agrícolas o ganaderas». El control de esta población forma parte de las actividades necesarias para mantener el estatuto sanitario de la cabaña ganadera y como medida de prevención de la Peste Porcina Africana.
De esta forma, Castilla y León se une a otras comunidades como Aragón, Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura o Galicia, con fuerte impacto en el ámbito rural. Además, con estas medidas se daría la razón a las entidades científicas de toda España que aprobaron un manifiesto en el que avalan la posibilidad de llevar a cabo el control de especies durante el estado de alarma, algo que reclamaron entidades del mundo rural para así evitar daños «irreparables» en el campo.