Castilla y León anota en febrero un déficit de 84 millones

SPC
-

Hacienda no ofrece el porcentaje que corresponde al PIB debido al impacto de la covid-19

Castilla y León anota en febrero un déficit de 84 millones

Castilla y León registró en febrero unas necesidades de financiación de 84 millones de euros, la misma cifra que en el mismo mes de 2019, cuando representó el 0,14 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León, según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Hacienda, informa Ical.

Debido a la situación excepcional generada por la pandemia sanitaria de la covid-19 y siguiendo el principio de "prudencia", el Ministerio señaló que la información de ejecución presupuestaria ofrece los datos absolutos en términos de contabilidad nacional, sin su correspondencia con el PIB hasta que se publique una previsión de esta variable actualizada.

El conjunto de las comunidades registraron un déficit de 892 millones. Esta evolución, según el Ministerio, se debe a que en los dos primeros meses de 2019 se concedieron anticipos a cuenta del Sistema de Financiación Autonómica por importe de 902 millones de euros, cifra que supera en más del doble el volumen concedido en 2020. 

En ese sentido, Hacienda precisó que si se descuenta este efecto, el déficit pasaría a descender un 2,3 por ciento, debido a que los ingresos crecerían un 3,6 por ciento y los gastos un 3,3 por ciento. Además, indicó que se observa un incremento generalizado de las partidas de gasto.

En lo que respecta a la remuneración de asalariados, que crece en 588 millones, este aumento se debe, en gran parte, a que la nómina de febrero recoge, con efectos retroactivos desde el mes de enero, la subida salarial del dos por ciento. Además, las nóminas de 2020 incluyen una parte del aumento de un 0,25 por ciento ligado al crecimiento económico, adicional al 0,25 por ciento aplicado en enero 2019.

Todas las comunidades autónomas, excepto Asturias, Baleares, Canarias, Murcia, Navarra y País Vasco, registran a febrero de este año un peor resultado presupuestario que el registrado en el mismo mes de 2019. En el caso de Castilla y León no se produjo variación al mantenerse el déficit público en 84 millones. 

Hasta marzo, el Estado registró un déficit de 5.509 millones, lo que supone un descenso del 13,9 por ciento respecto a los 6.402 millones existentes en el mismo periodo de 2019. Además, el déficit primario –excluido el gasto en intereses- fue de 364 millones, frente a los 900 millones de marzo de 2019.

Hasta febrero de 2020, el déficit conjunto de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y la Administración Regional, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 11.245 millones de euros, un 2,9 por ciento superior al registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Hacienda explicó que las operaciones del Estado de este mes se encuadran en un contexto económico y social extraordinario, no existente en los meses previos, dada la declaración del estado de alarma ante la pandemia originada por el Covid-19.

En cualquier caso, Hacienda reconoció que los datos del primer trimestre apenas recogen los primeros efectos provocados por estas crisis y su impacto en el déficit es todavía poco significativo.

Asimismo, como ya se indicó en anteriores publicaciones, desde el 1 de enero de 2020 se ha producido una operación de carácter no recurrente, por importe de 1.745 millones, sin correspondencia en 2019, que reconoció va a afectar al volumen total de ingresos y de gastos del Estado a lo largo de todo el ejercicio pero que no va a tener incidencia en el déficit.