El impuesto al diésel lastra un 7% su consumo hasta marzo

David Alonso
-
Un hombre atiende en una estación de servicio - Foto: Rueda Villaverde

Las estaciones de servicio de la Comunidad despacharon durante el primer trimestre 30.000 toneladas menos de gasóleo, algo que la patronal achaca al descenso de los particulares a la hora de repostar

Ha sido el centro de infinidad de debates durante los últimos meses y su futuro está más en entredicho que nunca. Y, si su vehículo funciona con diésel, habrán notado desde el uno de enero de este año que cada litro que entra en su vehículo, es más caro que el curso anterior y que la factura final se ha incrementado. Una realidad que ha llevado a que durante el primer trimestre el consumo de gasóleo en Castilla y León haya experimentado el primer retroceso tras cinco años consecutivos de subidas. En total, durante los tres primeros meses del año las gasolineras de la Comunidad despacharon 30.000 toneladas menos de gasóleo A, el más común, lo que supone una caída cercana al siete por ciento respecto a las 438.000 toneladas surtidas en el mismo periodo de 2018. Todo ello mientras el precio medio del litro de diésel en Castilla y León se ha encarecido en seis céntimos en la media del primer trimestre, escalando hasta los 1,25 euros por litro repostado. Por el contrario, la consumo de gasolina 95 octanos -la más habitual-, repunto en 1.000 toneladas durante el primer trimestre, hasta las 56.000, aunque todavía sigue muy lejos de las cifras que maneja el gasóleo, según las cifras oficiales que maneja la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), dependiente del Ministerio para la TransiciónEcológica del Gobierno de España.
Un retroceso en el consumo del diésel en la Comunidad que la patronal de las estaciones de servicio achaca a la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de derogar la figura del tipo autonómico del impuesto especial, que entró en vigor el 1 de enero de 2013, -comúnmente conocido como ‘céntimo sanitario- tras ser declarado ilegal por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, igualando el impuesto del gasóleo al de la gasolina, lo que supuso que el precio del diésel se incrementase en la Comunidad 4,8 céntimos por litro más IVA, unos seis céntimos en total.
Tres euros por depósito

Así, un vehículo con un depósito de 50 litros tiene que hacer desde el uno de enero un sobrecoste de casi tres euros por repostaje. Hay que recordar que la Junta de Castilla y León decidió eliminar el céntimo sanitario por completo en 2016, por lo que la decisión del último gobierno popular afectó de forma más intensa a la región, ya que en otras la subida ha sido menos intensa.
Un incremento en el precio al que se podría sumar otro gravamen anunciado por el presidente del Gobierno en funciones, PedroSánchez, que contempla un repunte de la tributación del gasóleo de 38 euros por cada mil litros, es decir, un total de 3,8 céntimos por litro. 
Menos consumo familiar

El vicepresidente de la Agrupación de vendedores al por menor de carburantes y combustibles de la Comunidad (Avecal), Rafael Pizarro, el encarecimiento del precio del gasóleo desde el 1 de enero «ha supuesto un gasto mayor para las familias», que son las que «han dejado de consumir el diésel». «Nos parece bien que se iguale el impuesto en toda España, pero que se iguale por abajo, para no dañarnos más», asegura Pizarro, que lamenta que «todavía no nos habíamos recuperado del impacto del céntimo sanitario en Castilla y León». Desde la agrupación de vendedores también achacan el descenso del primer trimestre a «las dudas que se han instaurado sobre este carburante y que han hecho mucho daño al sector». Además, reconoce que, «si sube el precio del petróleo, se encarece la vida», y sostiene que la situación geopolítica del golfo pérsico «no ayuda nada». 
De cara al futuro, el vicepresidente de la patronal de las gasolineras asegura que están «preocupados» y que tienen «el optimismo por los suelos». «A bote pronto, el futuro del diésel no es el mejor posible», asegura.