La Junta propone iniciar la fase 1 en 26 zonas de salud

SPC
-

Igea reclama al Gobierno una desescalada sin «pasos en falso» y donde las comunidades puedan adoptar medidas rápidas y pegadas al territorio

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea. - Foto: Ical

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, avanzó ayer que el Gobierno autonómico ha seleccionado un total de 26 zonas básicas de salud de todas las provincias salvo Segovia, en las que residen 53.500 habitantes, para que a partir del lunes puedan dar el salto a la fase 1 dentro del proceso de recuperación de la normalidad, ya que en esas zonas no se han detectado casos en los últimos siete días.
Todo dependerá de si el Ejecutivo central admite que en esta Comunidad la desescalada pueda plantearse con el criterio geográfico de la zona básica de salud, teniendo en cuenta que, entre otras ventajas, aporta la delimitación sanitaria, la implicación social, el compromiso municipal y el control de la movilidad. Asimismo, porque «la España vaciada no puede ser, además, la España confinada».
Igea insistió en que «no tiene ningún sentido» que estas zonas permanezcan en confinamiento «porque en la capital de la provincia haya casos en transmisión». Esas zonas seleccionadas suman ya una semana sin casos nuevos, por lo que la próxima semana, en la que está previsto que pueda comenzar la siguiente fase en el proceso de desescalada, serían ya 14 días sin contabilizar nuevos casos. Esta situación se da en todas las provincias salvo en Segovia donde «aún sigue habiendo casos en todas las zonas básicas de salud», aclaró el vicepresidente en su comparecencia junto a la consejera de Sanidad.
De ese total de 26, 13 zonas básicas de salud llevan contabilizadas ya dos semanas sin casos. Conviene precisar que la ausencia de casos se refiere tanto al diagnóstico de sospecha recogido en la historia clínica de Atención Primaria, como por confirmación por test de serología o prueba de PCR, según informa la Agencia Ical.
Sin pasos en falso.

Esta es una de las iniciativas que presentará la Junta al Gobierno, pero hay más para una desescalada sin «pasos en falso» y en la que las comunidades autónomas tengan competencias para adoptar medidas rápidas, ya que el «altísimo ritmo reproductivo» del coronavirus obliga a tomar decisiones ágiles y pegadas al territorio. Además de la prudencia.
Esta es la esencia de la propuesta de la Junta para la transición a la nueva normalidad, según explicó el vicepresidente Francisco Igea, quien mantuvo que la propuesta llegará al Gobierno central antes de las 14 horas de este miércoles, a expensas de resolver dudas sobre los indicadores de vigilancia epidemiológica y sanitarios y estándares, ya que ayer tan sólo se había fijado que las comunidades deben garantizar 1,5 camas de UCI  y entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada 10.000 habitantes.
Es más, precisó, con estos criterios, que implicarían contar con 2.000 camas, ninguna provincia de la Comunidad podría entrar en fase 1. «La estrategia no puede ser sólo si se está en condiciones de parar la avalancha, sino al menos de intentar evitarla», precisó Igea.
«Queremos una desescalada gradual, progresiva y segura, para evitar lo que ha ocurrido», hay que recordar «la angustia que no se ha de volver a repetir por falta de precaución» en las medidas, por lo que los más sensato es «ir a una estrategia gradual, y con indicadores para el re-escalado para decidir cuándo parar y cuándo ir para atrás», reiteró. No debe obedecer a un criterio político, sino de seguridad de nuestros ciudadanos», sentenció.
Medidas reversibles.

Igea hizo un llamamiento a la prudencia, para evitar dar pasos en falsos. Es más, la propuesta de Castilla y León incluye que todas las medidas de desescalada sean reversibles en un plazo corto de tiempo, cuando aumenten los casos sospechosos y/o confirmados. En este sentido, consideró que es necesario dejar claras cuáles son las competencias de las comunidades para adoptar medidas ágiles, puesto que el «altísimo ritmo reproductivo» del coronavirus obliga a tomar ágiles y pegadas al territorio.