Mañueco y Tudanca se acusan de arriesgar el Diálogo Social

SPC
-

El presidente de la Junta invita al socialista a hacer una oposición, «aunque sea dura», de forma «constructiva», y este le acusa de «no tener palabra» y «poner en tela las instituciones»

LuisTudanca, en primer plano, durante su pregunta al presidente de la Junta,AlfonsoFernández Mañueco. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

Nueva jornada de tensión dialéctica entre el presidente de la Junta,AlfonsoFernández Mañueco, y el líder de la oposición, el socialista Luis Tudanca, que durante el Pleno de las Cortes celebrado ayer se enzarzaron entre reproches mutuos de «poner en riesgo» el DiálogoSocial en la Comunidad. Así, el líder del Ejecutivo regional culpó al portavoz del PSOE de «desear» o «querer provocar» que el Diálogo Social esté en «peligro» al cuestionarlo cuando «nadie» lo hace, frente a lo que Tudanca respondió acusando a los miembros del Gobierno regional de ser los responsables «ponerlo en riesgo» por «incumplir» acuerdos como el de las 35 horas para los empleados públicos. 
Con este asunto arrancó la sesión parlamentaria en la que Tudanca preguntó al presidente si se siente vinculado por los acuerdos de anteriores gobiernos, una cuestión sobre la que Mañueco respondió que el Ejecutivo de la Junta «se considera siempre fiel cumplidor de la palabra dada». 
Sin embargo, el debate entre ambos se convirtió en un cruce de acusaciones mutuas de «no tener palabra», espoleado por la proximidad de las resultados de las Elecciones Generales y el preacuerdo de Gobierno suscrito entre elPSOE y Unidas Podemos, que también suscitó varios comentarios durante la sesión parlamentaria. 
Allí, Tudanca reiteró al presidente que cumpla con la puesta en marcha de las 35 horas y con la carrera profesional para los empleados públicos, aunque para ello se deban contratar a más profesionales, y Fernández Mañueco, a su vez, le solicitó que se siente con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para firmar un pacto Autonómico por la Sanidad, informa Ical.
Durante el cruce de acusaciones, el líder socialista, que enumeró los calificativos utilizados por los sindicatos después de la huelga general por las 35 horas, solicitó a Fernández Mañueco que «cambie de rumbo» y sentenció que en estos meses de Gobierno de coalición se ha visto «falta de palabra, corrupción y despoblación». 
Además, le recordó que pese a que Fernández Mañueco aseguró que se implicaría «personalmente» en la negociación para la aplicación de la jornada de 35 horas para los empleados públicos la situación se ha saldado con «la primera huelga de funcionarios de la historia de Castilla y León». «Ese es el resultado de que usted coja las riendas», ha afeado Tudanca, quien lamentó que Fernández Mañueco utilizara a sus consejeros como «escudos humanos» cuando «se complicó la cosa». 
Acuerdos autonómicos

«A pesar del indignado postureo la Junta cumple los compromisos asumidos», afirmó el presidente autonómico, que relató que las 35 horas eran una realidad, se está de acuerdo y se llegó a un acuerdo, si bien las diferencias se produjeron sobre el momento se u puesta en marcha, ya que el Ejecutivo planteó en abril de 2020 y los sindicatos el 1 de enero. 
«Cumplidor con los anteriores acuerdos de gobiernos que nos han precedido, los de esta legislatura y también con los que alcancemos en adelante», destacó Fernández Mañueco al tiempo que tendía la mano al líder socialista para avanzar en un acuerdo centrado en el Pacto de Sanidad. 
Sobre la palabra dada, Fernández Mañueco preguntó a Tudanca sobre el acuerdo de financiación autonómica y si va a apoyar a la Junta en ordenación del territorio, en sanidad o en los compromisos que el «radical Sánchez» tenía con Castilla y León en defensa de la minería, las térmicas, las infraestructuras o la transformación digital.
«Le invito a que se incorpore a la oposición aunque sea dura pero constructiva», reclamó el presidente. «Sánchez hoy dormirá peor tras el abrazo de Vergara con el señor Iglesias», coló el presidente de la Junta en relación al principio de acuerdo firmado hoy para un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.