Las claves del éxito

Carlos Cuesta (SPC)
-

Industria 4.0
Los nuevos sistemas productivos industriales demandan cada día un mayor número de profesionales cualificados y con formación en las nuevas tecnologías de la conectividad, lo que se denomina Industria 4.0. Unas competencias claves para asegurar el progreso del sistema.

Futuro
Adecuar formación a empleo es una de las estrategias para que las empresas generen cadenas productivas de eficiencia y valor a nivel nacional e internacional que aseguren el futuro de sus industrias.

Digitalización
Solo dos de cada 10 empresas españolas imparten formación digital a sus empleados pese a que la demanda de perfiles tecnológicos se ha duplicado desde 2012, conscientes de que la inversión en tecnología y automatización crea más riqueza.

Retos
El gran desafío que marca la UE para que el fracaso escolar no supere el 10% en 2020 es la  FP Dual, que permite a los estudiantes aprender trabajando y tener experiencia antes de salir al mercado.

Movilidad
Las empresas demandan facilitar la movilidad de sus empleados ante la actual carencia de profesionales que puedan trabajar en proyectos desarrollados en diferentes países por carecer de una formación compatible a las diferentes normativas.

Flexibilidad
Las grandes multinacionales son el ejemplo más claro en la apuesta por la formación de sus trabajadores ya que no solo les ofrecen horarios flexibles para que puedan mejorar su cualificación sino que, incluso, les financia la posibilidad de hacer un máster en otros países donde son líderes en la materia que desean consolidar.

Oportunidades
La diversidad industrial, el avance de la tecnología actual, la gran competitividad y un mercado totalmente globalizado que facilita el consumo son los principales factores que facilitan a la empresa actual un mundo de oportunidades para una mayor expansión.

Internacionalización
Triunfar en el mercado nacional no asegura el éxito de una empresa a largo plazo ya que debe demostrar, tanto en su contexto nacional como en el internacional, que sus productos y servicios son tan competitivos como los de las grandes multinacionales para no fracasar.

Valor añadido
El auténtico escalafón de una empresa, el que asegura su éxito es el valor añadido que ofrece a sus clientes en comparación con el de su competencia. Las economías más desarrolladas son las que ofrecen mayor valor añadido y, en consecuencia, las más rentables.

Productividad
Está demostrado que la formación y cualificación de los empleados eleva el nivel de productividad de una empresa, mientras que su ausencia la reduce. Es por ello, que principalmente las grandes empresas sean las que más fondos y recursos destinen en esta materia.