Abandonados por el Sareb

Cristina Sancho
-

Los vecinos de la urbanización Fuente la Bola, de Cuéllar, denuncian el mal estado de las viviendas vacías propiedad de la Sociedad de Gestión de Activos.

Abandonados por el Sareb

Lo que estaba destinado a ser una urbanización de ensueño poco a poco intenta recuperarse de la pesadilla, pero no es fácil. La urbanización Fuente la Bola, de Cuéllar, que aún continua con cuatro viviendas ‘okupadas’ sufre ahora la desatención de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancarial (Sareb) en las viviendas que se encuentran vacías. A pesar de que el pasado 2019 se cerrara el concurso de acreedores que afectaba a las viviendas y que estas quedarán en propiedad de la Sareb, poco o nada se ha hecho desde entonces. 

Los vecinos explican que hace unos meses el Sareb si realizó mejoras en algunas viviendas situadas junto a la carretera de Peñafiel con el fin de ponerlas a la venta. Arreglaron los suelos, y el resto de desperfectos que se encontraron en el interior, pusieron alarmas… pero no se ha vuelto a saber nada. Mientras, el resto de las viviendas se encuentran en unas condiciones lamentables con basura en las puertas… Por este motivo los vecinos denuncian ahora la dejadez en el resto de los chalés cuyas ventanas y persianas se encuentran rotas tras algunos robos y los fuertes vientos de finales de diciembre, así como escaleras destrozadas por los hielos, musgo que se acumula en las entradas, el deterioro que empiezan a sufrir las fachadas, los contadores exteriores rotos.... 

En los porches de algunas de estas viviendas se acumulan enseres y bolsas de basura que suponen un peligro y riesgo para la salud del barrio, según los vecinos y por ello piden al Sareb que mantenga en buen estado estos inmuebles. A pesar de que estos porches se encuentran abiertos y a pie de calle, no pueden retirar los enseres porque se encuentran en una propiedad privada. Asimismo los vecinos denuncian el estado en que se encuentran algunas calles con manchas de aceite y lubricante de coches debido a las reparaciones irregulares que se realizan en la vía pública así como el abandono de varios vehículos que llevan meses estacionados. Por otra parte continúan denunciado la falta de civismo ya que en ocasiones los vehículos transitan a gran velocidad con el riesgo que supone para las familias con niños que viven en la urbanización. Ante esta situación y en busca de una mayor seguridad algunos de los propietarios han cerrado sus porches de entrada a las viviendas y han levantado altos muros con lo que parecen fuertes puertas de garaje.

Abandonados por el SarebAbandonados por el Sareb

Atados de pies y manos a los vecinos les queda la queja y la denuncia. Por ello no descartan incluso denunciar a la entidad bancaria por el abandono de los inmuebles. Desde su punto de vista esta dejadez implica mayores dificultades para la venta de las viviendas, que los problemas existentes se perpetúen en el tiempo y el barrio no normalice su situación. Consideran que no es lógico que se quieran vender unas viviendas sin hacer nada para evitar su deterioro. Según distintas fuentes consultadas por la propia asociación de vecinos tiene constancia de que el Sareb si está actuando en inmuebles ubicados en grandes ciudades como Madrid y en otras zonas de costa donde hay mayor venta de viviendas, mientras que estas que se encuentran en el medio rural y con más dificultades para ser adquiridas no están siendo atendidas. 

Además, los vecinos siguen aguantando la ‘okupación’ de cuatro viviendas. Tan solo siete están habitadas por sus propietarios o alquiladas legalmente. Por ello también piden al Juzgado de Primera Instancia de Cuéllar donde se encuentra judicializado el asunto que no lo dilate en el tiempo. Según relatan los vecinos desde el Sareb se han iniciado también procedimientos judiciales con el fin de devolver cuanto antes la normalidad al barrio y eliminar la ‘okupación’ pero no han recibido ninguna respuesta por el momento.

Los vecinos han trasladado esta situación al equipo de gobierno que ha visitado la urbanización y ha mostrado su compromiso en ayudarles en lo posible. Los vecinos destacan el cambio de actitud con la entrada del nuevo Gobierno que se ha mostrado receptivo y colaborador. Comentan que al menos ahora ven a los barrenderos hacer sus labores en las calles de la urbanización y se les han entregado sacos de sal para actuar ante las heladas y los servicios de jardinería realizarán los tratamientos oportunos en los árboles afectados por procesionaria. El alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, ha manifestado la intención de potenciar la seguridad en la zona con una mayor presencia de Policía Local y hablará con la Guardia Civil para que siga manteniendo su apoyo. En el ámbito de urbanismo, desde la Oficina Técnica Municipal va a requerir al Sareb que mantenga las viviendas en buenas condiciones arreglando los desperfectos existentes al igual que se hace con las viviendas que se encuentran en mal estado en el resto del municipio y le va a instar al desahucio de las viviendas ‘okupadas’.

Abandonados por el SarebAbandonados por el Sareb

Mientras las siete familias que habitan en la urbanización ansían la llegada de trabajadores del Sareb para que arreglen las viviendas vacías y se puedan vender, así como poner fin a la ‘okupación’ para que lo que estaba destinado a ser una bonita zona residencial a las afueras de Cuéllar cumpla finalmente su cometido.