Servicios Sociales de Diputación realiza 16.000 atenciones

D.S.
-

Durante la pandemia se han activado más de 3.000 recursos sociales, se han llevado a cabo más de 4.000 seguimientos y más de 800 derivaciones, invirtiendo un millón y medio de euros

Servicios Sociales de Diputación realiza 16.000 atenciones - Foto: FaustFoto

La Diputación de Segovia, desde el Área de Asuntos Sociales está siguiendo muy de cerca las necesidades de las personas durante la crisis sanitaria del Covid-19, desde su implantación en el territorio a través de los cuatro Centros Agrupados de Acción Social de la provincia. Estas necesidades están siendo muchas y de diferente índole, y se han visto reflejadas dentro del Plan RefuerzA del programa ‘Segovia, Provincia Reactiva’, por ello se han reforzado las atenciones y prestaciones que forman parte de los servicios que se ofrecen de forma permanente y se han creado otros de carácter extraordinario y temporal, durante el tiempo del estado de alarma, que han venido a paliar las dificultades que han ido surgiendo durante este periodo.
En este tiempo, se han realizado cerca de 16.000 atenciones, se han activado más de 3.000 recursos sociales, se han llevado a cabo más de 4.000 seguimientos y más de 800 derivaciones, invirtiendo casi un millón y medio de euros. Las actuaciones realizadas, según diferentes ámbitos de necesidad, han partido de la detección generalizada de necesidades. En este sentido, se han mantenido abiertos los canales de información técnica para el acceso a los recursos sociales, a través de ellos se ha atendido a todas las personas que lo han demandado. Además de facilitar el acceso a los recursos ordinarios se ha reorientado la información a los recursos extraordinarios generados para combatir la crisis, tanto propios, como los derivados de las medidas establecidas por el Gobierno central y por la Comunidad Autónoma. En concreto, en relación con las medidas de apoyo a la vivienda se han llevado a cabo 416 actuaciones y para la obtención de recursos de alimentación e higiene, 377, según un comunicado.

Además, durante todo el estado de alarma se ha mantenido el contacto permanente con personas usuarias de los servicios ordinarios, mediante llamadas telefónicas constantes de apoyo y seguimiento de las situaciones personales y familiares. Los encargados de llevar a cabo este seguimiento han sido tanto los profesionales de los CEAAS como los de las empresas prestatarias de los servicios de Teleasistencia (DOMUS), y de los proyectos de promoción personal (AEBIA), manteniendo un contacto permanente con cada una de las personas integrantes de los distintos grupos de actividad que se realizan. Es destacable que, durante todo el periodo, los CEAAS han realizado 15.330 contactos de este tipo y AEBIA una media de 3.000 cada semana.
Esta atención a personas se ha completado con el servicio telefónico de atención psicosocial, con 384 actuaciones, que ha ofrecido apoyo especializado y ha aportado  herramientas para sobrellevar la situación de alerta sanitaria, ha ayudado a las personas afectadas y a sus familiares a gestionar, elaborar y ventilar el malestar psicológico generado, además ha promovido el afrontamiento psicológico adecuado ante situaciones de dificultad y ha prevenido el desarrollo de problemas psicológicos futuros. Por otro lado, se ha realizado atención a situaciones de urgencia ante la falta de apoyos sociales. Consecuencia de la anterior medida, esta ayuda ha consistido en la realización de la compra de productos que permitieran cubrir las necesidades básicas de alimentación e higiene, así como productos farmacéuticos, a aquellas personas en situación de vulnerabilidad que no han contado con familiares próximos ni con otros apoyos sociales que lo hayan podido satisfacer, activándose este recurso en 42 casos.
Además, se ha llevado a cabo una ampliación y mejora del apoyo que se presta dentro del domicilio. Dirigido a aquellas personas en situación de vulnerabilidad en las que la cobertura de las necesidades básicas ha estado gravemente comprometida debido a la situación de dependencia y a la falta de cuidadores, se ha realizado a través de los servicios de ayuda a domicilio y de teleasistencia. En el primero de ellos, además de ampliar la atención que se prestaba con anterioridad a 132 personas, se ha concedido de forma extraordinaria a otras 195. En el caso de la teleasistencia han sido 136 los nuevos beneficiarios.
También se ha ejecutado como medida extraordinaria una ampliación de las ayudas de urgencia que ha ayudado a 33 familias de la provincia a paliar las consecuencias económicas derivadas del estado de alarma y para la cobertura de las necesidades básicas que hayan comprometido gravemente la subsistencia. También se ha llevado a cabo la atención a familias con menores en edad escolar que han requerido apoyos para la adquisición de alimentos, para garantizar el derecho básico de alimentación de niños y niñas de los municipios de la provincia de Segovia. En este caso, además de realizar la entrega de ayudas económicas a los beneficiarios de una beca de comedor de las concedidas por la Consejería de Educación, afectados por el cierre de los centros educativos, que ha llegado a  527 niños y niñas, pertenecientes a 389 familias; la Diputación de Segovia consciente de la insuficiencia de este apoyo y con cargo a su presupuesto, ha llevado a cabo una segunda entrega de ayudas de alimentación  a menores que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social y económica, que ha alcanzado a 548 menores. El gasto realizado en ambos conceptos se ha elevado a 165.699 euros (correspondiendo 82.899 euros a becas comedor y 82.800 euros a ayudas de alimentación).
Por último, en la intervención en casos de violencia de género y de menores en riesgo, se ha adaptado el proceso de atención ante una demanda de ayuda presentada por una mujer víctima de violencia de género, para dotarla a ella y a sus hijos e hijas de estrategias de seguridad y protección, atendiendo a 32 mujeres en esta situación. También se ha realizado el asesoramiento personalizado para el acceso a las prestaciones idóneas. En el caso de los menores en riesgo grave, se ha actuado en 44 casos en los que ha sido necesario valorar indicadores de desamparo.