Tensión empresarial por la lenta desescalada de Segovia

D. A.
-

«Vaya por delante que lo primero es la salud, pero necesitamos un empujón a nuestra economía porque el problema que nos vamos a encontrar va a ser tremendo», advierte el presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES), Andrés Ortega

Tensión empresarial por la desescalada más lenta del país - Foto: Rosa Blanco

Desde la perspectiva laboral y económica, los representantes provinciales de UGT y CCOO han defendido en todo momento «aplicar el criterio sanitario por encima del económico». «No se puede pasar de fase mientras no se den todas la garantías», subraya el secretario general de CCOO Segovia, Álex Blázquez. «Si no pasar de fase es negativo, un rebrote sería fatídico en lo social y también en lo económico», añade, al tiempo que advierte que estos días, por lo menos, deberían aprovecharse para asegurar una reapertura «con todas las condiciones posibles de protección para los trabajadores». «Yo creo que como norma general está habiendo sensatez y se vela por la seguridad, pero las empresas no deben olvidar que tienen que contar con nosotros para cumplir con la ley de prevención de riesgos», advierte. 

Entretanto, la tensión empresarial sube por las consecuencias de una desescalada tan tardía. «Vaya por delante que lo primero es la salud, pero necesitamos un empujón a nuestra economía porque el problema que nos vamos a encontrar va a ser tremendo», advierte el presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES), Andrés Ortega.

«Otra semana más en fase 0 supone perder competitividad respecto a las demás provincias y sufrir mucho, empezando por el comercio y la hostelería», añade. El volumen de negocio del comercio con cita previa es muy bajo, igual que el de los pocos restaurantes que preparan comida para recoger. «En el momento en que los hosteleros puedan abrir sus terrazas, algo se empezará a reactivar el consumo», prevé el presidente de la patonal provincial. «Y es que esto va a ser muy duro. Al ritmo que vamos nos encontraremos con que buena parte del país habrá entrado en la nueva normalidad a finales de junio y a nosotros nos faltarán todavía semanas para llegar, ¿qué turista va a venir aquí cuando todo esto termine?». En su opinión, Castilla y León está siendo «especialmente rigurosa, mucho más que otras comunidades», y «aunque la salud es lo primero, hemos llegado a un nivel en el que las personas somos conscientes de cómo debemos actuar». En ese punto medio entre el rigor sanitario y una llamada a la responsabilidad ciudadana ve la clave Ortega porque, ciertamente, ya es un hecho que Segovia está sufriendo la desescalada más lenta del país.