Un noveno diputado laborista deja el partido

SPC
-

Ian Austin se suma a la lista de disidentes que dan la espalda a Jeremy Corbyn y apunta que "la izquierda dura domina ahora el partido y se están deshaciendo de decenas de moderados que ganaron elecciones y cambiaron el país a mejor"

Un noveno diputado laborista deja el partido - Foto: FRANCOIS LENOIR

El diputado laborista británico Ian Austin se ha convertido hoy en el noveno en dejar ese partido por desacuerdos con el líder, Jeremy Corbyn, en particular su gestión de los casos internos de antisemitismo y el giro a la izquierda que ha dado a la formación.
En una entrevista con el periódico local Express & Star, el diputado por Dudley North indica, no obstante, que no tiene intención de unirse al Grupo Independiente en la Cámara de los Comunes, formado por otros ocho diputados que han abandonado el Partido Laborista y tres del Partido Conservador.
Estos disidentes han dejado sus respectivas formaciones en los últimos días algunos por el asunto del antisemitismo y otros por la posición de sus líderes en el proceso de salida de la Unión Europea (UE).
Al justificar su marcha, Austin dice que se ha sentido "disgustado" por "la cultura de extremismo, antisemitismo e intolerancia" que, en su opinión, se ha apoderado del principal partido de la oposición bajo el liderazgo del socialdemócrata Jeremy Corbyn.
"La izquierda dura domina ahora el partido, se están deshaciendo de decenas de diputados moderados que ganaron elecciones y cambiaron el país a mejor", sostiene.
Esta nueva renuncia es el resultado de persistentes tensiones internas dentro del Laborismo desde que el izquierdista Corbyn fue elegido en 2015 y reelegido en 2016 con el apoyo de las bases pero con la oposición de la mayoría del grupo parlamentario en los Comunes.
El sector de diputados descontentos le critican su posición ambigua sobre el "brexit" - algunos le exigen que apoye un segundo referéndum sobre permanencia en la UE - y su débil gestión de lo que se denomina antisemitismo, en general críticas al sionismo y al Estado de Israel.
La cúpula laborista reclama por su parte a los parlamentarios disidentes que renuncien a sus escaños, que ganaron con el programa de Corbyn, y se presenten a unas elecciones parciales, lo que estos de momento se niegan a hacer.
Por su parte, el Grupo Independiente ha indicado que tiene aspiraciones de convertirse en un nuevo partido político y baraja la posibilidad de que sea líder al exlaborista Chuka Umunna, partidario de una segunda consulta sobre el "brexit".
Este grupo europeísta, al que podrían sumarse otros diputados en los próximos días, podría incidir con sus votos en el proceso de salida de la UE.