Leve restricción de tráfico en el casco histórico de Segovia

David Aso.
-

El corte anunciado a partir de hoy, de lunes a viernes de 16.00 a 23.00 y todo el día los fines de semana, permite ir en coche al centro si se va a comprar a un comercio con cita previa, para ir a trabajar o por cualquier otra actividad de fase 0

Leve restricción de tráfico en el casco histórico de Segovia - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento de Segovia ha decidido restringir el tráfico en todo el casco histórico de lunes a viernes de 16.00 a 23.00 horas y los fines de semana durante todo el día para «facilitar a los ciudadanos el paseo y la actividad física». La medida la anunciaba el jueves la alcaldesa, Clara Luquero, después de decidirla «a última hora del miércoles» con su gabinete de crisis, formado por algunos de los concejales del equipo de Gobierno, y ha entrado en vigor apenas 24 horas después. Exactamente a partir del 15 de mayo a las 16.00. 

Dicho así, la medida suena que pudiera tener una incidencia importante sobre la movilidad en una ciudad especialmente sensible con el asunto del tráfico por el recinto amurallado, pero en realidad va a afectar muy poco. Es más bien simbólica, por el mensaje que se lanza de apoyo a la movilidad peatonal. De hecho, Luquero matizó que podrán seguir circulando «los residentes, el transporte público, taxis y ciudadanos para actividades reguladas y permitidas en la fase 0 de desescalada». Es decir, que no se pondrá trabas a quien vaya en coche al centro por motivos de trabajo o por cualquier otra causa justificable, incluso para comprar: «Personas que hayan pedido cita en un comercio podrán acudir también», puso como ejemplo. Y tampoco afecta a vehículos de dos ruedas.

De esta forma, el único perfil que surge a botepronto de conductores que no podrán acceder al casco es el de aquel que lleve intención de hacerlo por puro ocio, para dejar el coche y darse un paseo; o el llamado tráfico de tránsito, por conductores que pasan por el centro sólo para atravesar la ciudad. Y en las circunstancias actuales, ese volumen de tráfico está bajo mínimos con o sin restricciones; más aún por la tarde, cuando prácticamente ya no quedan funcionarios trabajando.

Dos medidas más que anunció Luquero para su entrada en vigor este viernes fueron «cortar el entorno inmediato a la plaza de toros» para dejarla también «como zona de esparcimiento» y prohibir la circulación de bicis por La Hontanilla «para evitar la confluencia de peatones y ciclistas». «Se sugiere la cuesta de los Hoyos a los ciclistas», añadió.

Puede decirse que el entorno de la plaza de Toros pasará a ser de esta forma peatonal durante las horas ya citadas por prohibirse la circulación y el aparcamiento de vehículos, aunque tampoco se prevé que esto tenga especial incidencia sobre el tráfico. Según precisó a El Día el jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja, los agentes acotarán esta zona fijando como límites por un lado la carretera de La Granja, que por supuesto seguirá abierta al tráfico; y la calle Procuradores del Común (la del INSS), que tampoco se corta; de forma que lo que se cierra realmente es lo que queda dentro de esas vías, los aparcamientos de las autocaravanas, ya que sólo se cortan los accesos a la plaza de toros. «Pero esto no quiere decir que los peatones puedan reunirse y ponerse a jugar al fútbol ni practicar cualquier otra actividad que suponga agruparse», subrayó. Algo obvio en fase 0 aunque, como advirtió el jefe de la Policía Local, las confusiones sobre lo que está permitido y lo que no son frecuentes, y más ahora que se cruza en los medios de comunicación la información sobrelo que se puede hacer y lo que no en fase 0 y fase 1 por los territorios que ya han avanzado en la desescalada.

En cuanto a la restricción de la circulación de bicicletas, se refiere a la zona verde del valle del Clamores, por el espacio comprendido entre la calle de Santi Espíritu y la Alameda de la Fuencisla, donde hay algunos tramos muy estrechos, y la Policía Local ya había recibido quejas por parte de peatones.

Por lo demás, el Ayuntamiento insistía el jueves en recomendar a los peatones que paseen su derecha sobre todo cuando transiten tanto por la acera como por calles sin aceras; una vieja ley no escrita que, sin embargo, a la vista está que no todo el mundo se viene aplicando ni siquiera en pleno Estado de Alarma y la necesidad de preservar la distancia de seguridad de dos metros, o los que sean posible, para evitar contagios. 

De esta forma, al menos de momento se descarta la medida de limitar a un solo sentido de tránsito las aceras estrechas del casco histórico marcando ese sentido con huellas sobre el pavimento, algo que también se estudiaba hacer en calles peatonales dividiendo el espacio del mismo modo.

En cuanto a las tres medidas que sí se adoptan (restricción leve del tráfico por el casco, cierre del entorno de la plaza de toros y prohibición de bicis por la Hontanilla), Luquero justificó que no se opte por nada más drástico al considerar que los problemas de movilidad tampoco están siendo excesivos. «Tomamos estas medidas teniendo en cuenta que somos una ciudad pequeña donde no se están produciendo concentraciones que comprometan la distancia de seguridad», señaló. «Las imágenes que estamos viendo en grandes ciudades no se están produciendo en Segovia».

No obstante, Luquero, preguntada por si estas medidas se aplicarán también cuando Segovia pase a la fase 1, dejó abierta la respuesta al matizar que, según cómo evolucione la situación, se irá viendo «si se amplían o se retrocede», así como el tiempo que se mantienen. Unas restricciones que, por otro lado, se adoptaron en el seno del gabinete de crisis municipal, sin que llegaran a tratarse con los grupos de la oposición: «Imagino que estarán de acuerdo porque no son medidas excesivamente drásticas en ningún sentido», concluyó.