Un presente lleno de vanguardias

SPC
-
Un presente lleno de vanguardias - Foto: Enric Fontcuberta

CaixaForum Barcelona se rinde a las creaciones de Duchamp, Breton y Miró en una muestra sobre la escena del siglo XX

En plena conmemoración del centenario de la escuela Bauhaus, llega a CaixaForum Barcelona la exposición Las vanguardias históricas 1914-1945. Construyendo nuevos mundos, en la que a través de las obras de Marcel Duchamp, André Breton, Man Ray o Joan Miró se muestra cómo Europa entró en la contemporaneidad a través de las primeras revoluciones culturales.
A partir de un total de 162 piezas de esta etapa, procedentes de la colección del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), de diferentes técnicas, desde pintura y collage a fotografía y escultura, se repasa hasta el próximo 15 de septiembre la escena creativa de las primeras décadas del siglo XX y la repercusión que ha tenido en la cultura contemporánea.
También se incluyen 18 objetos, como una cafetera, un tocadiscos, una radio o una balanza, procedentes de la Colección Hofmann, que es única a nivel mundial en el ámbito del diseño industrial, para subrayar el valor de estas piezas cotidianas como «símbolo de progreso, libertad y desarrollo».
A la vez, se exhiben fragmentos de cuatro filmes: Anémic Cinema (1926), de Marcel Duchamp; Entr’acte (1924), de Francis Picabia; Tiempos modernos (1926), de Charles Chaplin, y El Acorazado Potemkin (1925), de Sergei Eisenstein.
El comisario Josep Salvador reconoció ayer, durante la presentación de la muestra, que no había sido fácil hacer la selección de las obras, que, a su juicio, forman parte de «una exposición conjunta sobre un esfuerzo colectivo», en un período histórico «muy complejo, con una sociedad que había vivido dos guerras mundiales y una revolución».
La exposición quiere enseñar, en cinco ámbitos diferentes, «las transformaciones sociales que hubo, la aceleración de las comunicaciones», sin olvidar cuestiones como el inicio de los grandes viajes o el exilio artístico, «en un mundo en transformación, dinámico y abierto a la experimentación».
El recorrido expositivo se inicia con los aparentemente caóticos trabajos del alemán Kurt Schwitters.
En este ámbito se incluye un fragmento de El Acorazado Potemkin, porque «el montaje en este proyecto es muy importante», a la vez que es la constatación de que «arte y propaganda» en la Unión Soviética fueron «una estructura para transmitir nuevos valores a la sociedad».
Otro destacado de la exposición es el primer libro de Joan Miró, así como diferentes ejemplos de cartelería de propaganda, algunos de ellos de la Guerra Civil española.
Quien lo desee podrá escuchar un discurso de Adolf Hitler, pronunciado el 3 de octubre de 1940, y acabar paseando por entre unas obras pertenecientes a un «mundo onírico», en contraposición a una «realidad desquiciada», de artistas como Juli González o Breton.