Más patrullas a pie para multar por los orines en el centro

D. A.
-

El año pasado sólo se pusieron 35 denuncias por este motivo, a pesar de que ocho fueron en un solo día, la Tardebuena

Más patrullas a pie para multar por los orines en el centro - Foto: Rosa Blanco

La concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Segovia, Raquel de Frutos, reconoce que las 35 multas que puso la Policía Local por orinar en la vía pública en todo el año pasado representan un número «poco significativo». Lo justifica en parte en que no ha ayudado la veintena de vacantes en plantilla que se llegaron a acumular el año pasado, sobre todo por jubilaciones voluntarias, pero asegura que, a pesar de que la falta de agentes persiste, han decidido reforzar «desde este mes» las patrullas a pie para tener más opciones de cazar al infractor.

«Debemos ser implacables, no miraremos a otro lado porque es un problema que nos preocupa y que además se vio también a raíz de la Tardebuena», subraya. Miles de personas tomaron el recinto amurallado con la celebración del 24 de diciembre y la Policía Local denunció a ocho tras pillarles in fraganti orinando en la calle. Si no es por esas intervenciones, la cifra de multas por tal motivo contabilizadas en todo 2019 habría sido inferior a la de 2018, cuando se pusieron sólo 28, frente a las 48 de 2017. Claro que, salvando excepciones como fiestas masivas de ese calibre, no es fácil sorprender al infractor. 

«Hay quienes nos han mandado imágenes y también nos han trasladado quejas por estas actitudes», continúa la concejala. «Me he reunido con ciudadanos que han presentado reclamaciones y también con Avras (la asociación de vecinos del recinto amurallado), y el compromiso que les hemos transmitido es ‘persona que veamos, persona que sancionaremos’». Los puntos más conflictivos son de sobra conocidos: «Herrería, Alonso de Barros, el entorno de San Nicolás, el Corral del Mudo, como se vio sobre todo en la Tardebuena, o la calle Gascos, sobre la que hemos recibido el aviso de algún vecino», recuerda. «Pero para denunciar necesitamos que sean los propios agentes los que vean al infractor en el momento» y, sin embargo, «es el infractor el que suele ver llegar a la patrulla, y más de noche con las luces, por eso se está intentando ir más a pie», incide. 

Orinar en la calle es una infracción tipificada como leve en la Ordenanza de Convivencia Ciudadana, que a ese nivel prevé sanciones de 120 a 750 euros, si bien suele aplicarse la cuantía mínima. Y pasa a grave (de 750,01 a 1.500 euros) si se orina «en espacios de concurrida afluencia de personas o frecuentados por menores», así como en monumentos histórico-artísticos, edificios protegidos o sus entornos.