El temporal remite pero la crecida amenaza ahora al Duero

SPC
-

La CHD confirma que los problemas remiten en la Comunidad y la situación mejora, aunque alerta que hoy en Toro (Zamora) se esperan más de 1.000 metros cúbicos por segundo

El temporal remite pero la crecida llega ahora al Duero - Foto: mir_ical

Los problemas por el temporal de lluvia y viento que ha azotado la Comunidad durante las últimas 48 horas remitieron en Castilla y León durante la jornada de ayer. Principalmente sucedió con las inundaciones, que se centran al cierre de esta edición en el río Pisuerga, a su paso por Valladolid, que registró durante la tarde su pico máximo con unos 1.250 metros cúbicos por segundo. Aguas arriba, en los cauces de cabecea, la situación conllevó una mejor tendencia que será mejor aún en lo próximos días. A estas horas, cinco carreteras permanecen cortadas por la agresividad de ciertos ríos en la Comunidad. La Confederación Hidrográfica del Duero apuntó a que la segunda crecida esperada para mañana en la ciudad de Valladolid no será finalmente de tanta intensidad, según los modelos de Aemet y del propio organismo de cuenta. Y se augura que toda la crecida llegue mañana a Toro, a mediodía, donde podrían registrarse problemas, con más de mil metros cúbicos por segundo. La presidenta de la CHD, Cristina Danés, aseguró  que están pendientes de la situación del Duero, que «tendrá que absorber todo este caudal», y que lo hará a partir de hoy.
Al cierre de esta edición, son 16 los puntos que se encuentran en alarma y 27 en alerta. En la primera categoría, la más amenazante, así ocurre en el Arlanza, en un punto de Burgos, en Peral de Arlanza, y en otro en Palencia, en Quintana del Puente. En esta provincia también mantiene la alarma el Carrión, en Villoldo y Palencia capital; y también el Pisuerga, en Salinas de Pisuerga. El mismo río, en Valladolid capital y Cabezón de Pisuerga, dos puntos donde se concentra a estas horas el principal riesgo, ya que el agua ha invadido espacios de tierra y cauce. 
En León, los puntos más calientes, declarados en alarma, se encuentran en el río Esla, en Benamariel, que también lo está en Bretó (Zamora). A ellos se suma el río Omaña, en Las Omañas y Castro de la Lomba; el Órbigo, en la estación leonesa de Cebrones y las zamoranas de Manganeses y Santa Cristina de la Polvorosa. También el Tuerto, en San Félix de la VegaI (León), y el Valderaduey, en la estación de Villárdiga (Zamora), según informa la Agencia Ical.
Igualmente, el centro de emergencias 112 de Castilla y León gestionó desde el jueves, cuando se inició la alerta en la Comunidad, un total de 1.633 incidentes, 1.129 emergencias producidas por los vientos y 504 por el episodio de avenidas. Por provincias, el viento ha afectado especialmente a Burgos (286 incidentes), Valladolid (221), Salamanca (210) y León (108), mientras que los problemas por avenidas de los ríos se han centrado sobre todo en la provincia leonesa (226 emergencias) y Palencia (106), seguidas posteriormente por Burgos (51), Salamanca (34) y Valladolid (32).
Estas incidencias están motivadas por las más de 3.000 llamadas relacionadas con los fenómenos meteorológicos adversos. De ellas, más de 2.000 corresponden a vientos y más de 850 a las crecidas de los ríos.  Para la hoy se espera que la situación se normalice, con rachas máximas que no superarán los 40 kilómetros por hora en la mayor parte de la Comunidad y precipitaciones débiles.