Casado y Rajoy serán llamados a declarar en el Congreso

Agencias-SPC
-

PSOE y Podemos piden formalmente la apertura de la Comisión de investigación por el 'caso Kitchen' y los morados exigirán la comparecencia de los dos últimos líderes populares

Casado y Rajoy serán llamados a declarar en el Congreso - Foto: Lavandeira jr

Ya no hay vuelta atrás. Lo que el pasado miércoles era solo un secreto a voces ayer se confirmó de manera oficial, con papeles de por medio. El PSOE y Unidas Podemos registraron formalmente en el Congreso de los Diputados la solicitud de creación de una Comisión de investigación sobre el caso Kitchen que investiga el supuesto uso de fondos y medios del Ministerio del Interior en tiempos de Mariano Rajoy para espiar al que fuera tesorero del PP Luis Bárcenas, favoreciendo así los intereses de los populares. No fue la única propuesta, ya que los partidos nacionalistas e independentistas, además de Más País, inscribieron una solicitud alternativa a la presentada por las formaciones del Gobierno, pero con el mismo fin. En principio, todas las fuerzas se unirán en el Hemiciclo cuando se debata la puesta en marcha de este órgano, lo que dará una mayoría suficiente para que durante tres meses «prorrogables» la Cámara investigue las actuaciones de la cúpula del PP y de su Gobierno en el marco del caso Kitchen.
Fuentes de Unidas Podemos señalaron que su objetivo es que por la Comisión pasen los dos últimos líderes del PP, Mariano Rajoy y Pablo Casado, aunque este último se desmarcó esta misma semana del presunto espionaje, recordando que en aquella época él solo era un diputado por Ávila sin responsabilidades en el aparato popular. 
Sin embargo, desde la fuerza morada subrayan que Casado fue elegido presidente del PP con los votos de la antigua número dos de la formación conservadora María Dolores de Cospedal, una de las supuestamente implicadas en la trama, y pactó la vigente Ejecutiva del partido con ella, que siempre le apoyó para acceder al cargo por delante de Soraya Sáenz de Santamaría. Por ello, consideran que el actual líder popular sí debe sentarse en la Comisión, al igual que Rajoy y la propia Cospedal.
Los nombres de los comparecientes tendrán que ser pactados en la propia Comisión, aunque fuentes parlamentarias señalan que una amplia mayoría de las fuerzas de la Cámara (se puede unir incluso Ciudadanos) quiere que desfilen por este órgano la cúpula del anterior PP, así como del Ministerio del Interior, aunque señalan que el debate girará irremediablemente sobre el actual presidente, Pablo Casado. 

 

Abuso de poder

En la solicitud de los partidos del Gobierno de coalición se resalta que el Ejecutivo del PP intentó con esa operación «parapolicial» anular «pruebas inculpatorias» para este partido en casos de corrupción, algo que es «claramente un abuso de poder que quebranta las reglas esenciales del Estado de derecho y de la democracia». Los proponentes destacan que en el informe de la Fiscalía, que se conoció tras levantarse el secreto de sumario de esta pieza separada del caso Villarejo, hay contundentes indicios de la presunta puesta en marcha de una trama dirigida por el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y el antiguo máximo responsable de la Policía Eugenio Pino.