Disfrutar de Segovia

Patricia Martín
-

'Los diez lugares' de Óscar de la Fuente, director general de Funeraria Santa Teresa.

Disfrutar de Segovia - Foto: Rosa Blanco

Óscar de la Fuente Álvarez (Segovia, 1973) es la tercera generación al frente de la Agencia Funeria Santa Teresa, que fundó su abuelo hace más de medio siglo. Actualmente ocupa el cargo de director general. Es un gran aficionado a la cocina y, de hecho es es miembro de la Asociación de Cocineros de Segovia. Una afición que le viene de las recetas que le enseñaron su madre y su abuela. Además de estar entre fogones, desde hace siete años practica el tiro deportivo. Es fácil verle colaborando y echando en una mano en eventos sin ánimo de lucro. Se considera un gran defensor de su tierra, le gusta «mirar por Segovia».

1. El bar Domingo. El establecimiento de «nuestro gran amigo ya fallecido», Chuchi, donde pasó largos ratos de la juventud tomando cañitas y jugando a las cartas, dados o lo que se terciara. Una de esas tabernas que seguro todo el mundo añora por su alegría. Pequeño pero acogedor, nunca te faltaba un sitio ni un amigo para charlar.
2. La Tienda de Pedro, en Gobernador Fernández Jiménez. La tienda regentada por Pedro y su mujer, Mª Carmen, a los que define como gente llana y encantadora, que le trataban a él y a sus hermanos como a sus propios hijos cuando iban a hacer la compra con su madre. Recuerda que tenían de todo y lo que no, siempre decían:«pídamelo señora Consuelo que mañana se lo traigo». En definitiva, todo amabilidad. 
3. El Acueducto. Emblema de Segovia y lugar de encuentro con los amigos. Su nombre siempre está «en nuestra boca» cuando salimos de esta ciudad. A la pregunta: ¿De dónde eres?, siempre respondemos: de Segovia, donde el Acueducto, dando por hecho que todo el mundo lo conoce. En la actualidad, los jóvenes también lo nombran a menudo, ¿Dónde quedamos?. Pues en el Acueducto.
4. Avda. Fernández Ladreda, hoy del Acueducto. Calle mítica de Segovia en la cual transcurrió su infancia, porque se daba la circunstancia de tener que recorrerla casi a diario para ir a ver a sus abuelos, que vivían a la altura de lo que hoy es el número 15, y su familia residía en la calle Gobernador Fernández Jiménez. De esta avenida recuerda que aún era transitada por vehículos y con su Acueducto al fondo. Por lo que siempre, de pequeño, solía hacerse, divertido y con una sonrisa, esta pregunta: ¿Y si se choca algún coche contra él?.
5. Los Jardinillos de San Roque. Con su legendario tio-vivo parecía que estabas fuera de la ciudad. También gracias a su fuente, sus zonas ajardinadas y su ambiente relajado, gente conocida con los que charlar y comentar la actualidad de la ciudad y sus paisanos. 
6. Espirdo. Elige el pueblo de Espirdo porque pasó allí una gran parte de su infancia. Le viene a la cabeza sus primeros amigos de verdad, además de las muchas horas de juego y ayudar a la gente del pueblo con las tareas del campo. «Recuerdo mucho a Toribio, el Tori que le llamábamos, y de Claudio», con ambos pasaba largas tardes aprendiendo todo lo que se tiene que conocer sobre el mundo del campo y también de la ganadería. 
7. Teatro Juan Bravo. Un sitio pintoresco de la ciudad de Segovia situado en el medio de la Plaza Mayor, pasa desapercibido por muchos, aun cuando es un lugar donde igual puedes tener una degustación de arte culinario, puedes ver una obra de teatro o puedes formar parte de un desfile de moda y así recaudar para alguna asociación benéfica, como tuvo el gusto de poder participar hace unos años. Cree que es un sitio que va teniendo más auge día a día. 
8. La Alameda de la Fuencisla. La alameda de la Fuencisla, con el paso del río Eresma, junto a los cantos de las diversas especies de aves que hay por esta zona la zona y esas vistas majestuosas del Alcázar, hacen que sea un sitio muy especial a la hora de elegir un lugar en el que perderse tanto geográficamente como mentalmente. 
9. El Sotillo. El barrio de El Sotillo, en la Lastrilla, es su lugar de residencia de los últimos años. Una zona de tranquilidad en la que puede encontrar de todo lo que necesita: comercios, hostelería, zonas deportivas y su zona verde, las antiguas canteras, bañadas por el río Cigüeñuela afluente del Eresma, con su majestuoso paseo. En la actualidad, al lado de estas antiguas canteras, es donde se esta construyendo el nuevo colegio de las Madres Concepcionistas. 
10. La Fuente de Parrales. Volvemos a Espirdo, para ir camino del cementerio y antes de llegar, hay que coger una senda que sale la izquierda, para llegar a la Fuente de Parrales. Se trata de un manantial natural que se utilizaba en la antigüedad y no tan antigüedad para dar de beber al ganado, ya que no se seca nunca. Ahora mismo está constatado como un yacimiento arqueológico, que data de la época prehistórica y de la época tardorromana. Recuerda que por muy caluroso y seco que vinieran los veranos, siempre llevaba agua. En esta paraje, pasaba muchas tardes con los amigos después de un buen paseo en bici, que mejor lugar para refrescarnos en el chorro. Un lugar poco conocido pero con mucha historia.